Facultad de Enfermería brinda talleres en Salud Sexual y Reproductiva a mujeres de la Unidad 20 del INR

0
104
Salud Sexual en Mujeres en el INR - UDELAR
Enlace para compartir: https://elpueblodigital.uy/383z
¡Ayúdanos! ¿Qué te pareció este artículo?
+1
3
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0

Facultad de Enfermería de la sede Salto de la Universidad de la República, viene trabajando de manera articulada con la Unidad 20 del Instituto Nacional de Rehabilitación en Salto.

Trabajo que comenzó en el año 2020, que cuenta con varias acciones y proyectos ejecutados como antecedentes; pero que en particular en este 2024 tiene como protagonistas a las docentes y estudiantes de la cátedra de Materno Infantil. Para conocer esta experiencia, a través de la ejecución de un proyecto sobre Salud Sexual y Reproductiva; conversamos con la docente Natalia Lucero, y un grupo de estudiantes, entrevistadas en radio La Regional.

“El Departamento Materno Infantil desde el 2020 viene realizando actividades con la Unidad 20 a raíz del contacto que ya teníamos con la UBA número 3 que es cercana al establecimiento carcelario.. Muchas internas de la Unidad 20 se atienden en esa UBA, y por allí surgió el contacto. Primero nos solicitaron (a demanda de las propias usuarias) un taller sobre lactancia materna; y así fueron surgiendo otras demandas como por ejemplo trabajar con ellas sobre salud sexual y reproductiva, anticoncepción, enfermedades de transmisión sexual, entre otros temas”, comenzó narrando la docente.

Liliana Castro Automóviles

Desde el año 2021 se comienza a ejecutar el proyecto “Me fortalezco como mujer y ejerzo mis derechos fortaleciendo mi autoestima” a través del cual grupos de estudiantes de Materno Infantil, cursando en tercer año de la Licenciatura en Enfermería, acuden al recinto carcelario a realizar prácticas con las mujeres privadas de libertad.

Durante el mes de junio se realizaron 6 talleres a cargo de los estudiantes de la rotación que culminó sus actividades la semana anterior. Paulina, Tamara y Valentina, nos comparten su experiencia práctica en esta comunidad.

“Es un nuevo campo, es otro tipo de acercamiento, una experiencia innovadora que creo es necesaria en todos los momentos de la carrera. Estamos acostumbrados a pensar en el personal de enfermería en piso, en un sanatorio, en un hospital, una policlínica; y no nos imaginamos la importancia de nuestra profesión también en este tipo de espacios. Sin lugar a dudas que en lo personal, este proyecto me abrió la cabeza, me hizo conocer una opción de ejercicio de la enfermería que no conocía ni imaginanta”, compartió Paulina.

De 80 mujeres privadas de libertad en la Unidad 20, el grupo de estudiantes estuvo realizando talleres con 22. Partiendo de una consigna a través de la cual ellas de manera anónima, expresaron sobre qué temas les interesaría recibir información; el grupo junto a las docentes planificaron las diferentes actividades para cada encuentro.

Para Tamara “es muy importante considerar su opinión. Ver qué les interesa, sobre qué cosas hay mayor desconocimiento o tienen dudas. Desde el área de la Salud Sexual y Reproductiva, estuvimos trabajando cuestiones como 

violencia en la sexualidad, anticoncepción, enfermedades y riesgos, embarazo, lactancia materna. Todos temas que a ellas les preocupan y sobre los cuales querían saber. Y con sus demandas planificar cada taller, con el desafío de planificar para trabajar con una población diferente y en un  espacio nuevo para nosotros. Tuvimos que hacer acuerdos, conveniar con ellas; acordar que ellas hacían el taller durante un tiempo máximo de una hora, con compromiso y atención, y nosotras las acompañamos en un apetito de fútbol de ellas, por ejemplo”.

Valentina agregó que de las 22 mujeres asistentes, 2 de ellas viven con sus hijos en el lugar; por lo cual la educación y la prevención en varios aspectos, también se abordaron. “Cuidados de su propio cuerpo e integralidad, como la de sus hijos; información sobre la droga, el tabaco, el alcohol, las adicciones en general, también fueron tocados”. La menor de las asistentes tiene 19 años  la mayor 54; el promedio de edad de las mujeres privadas de libertad es de unos 20 y pocos años. 

Esta rotación de estudiantes ya ha culminado su participación en el proyecto. En los próximos días comienza un nuevo grupo, al cual estarán acompañando para hacer la transición. “No nos olvidemos que nosotros nos vamos y las privadas de libertad, quedan. Y eso no es para nada fácil. Hemos tenido instancias muy emotivas, hay una gran necesidad de que las escuchen, las acompañen, las entiendan.  Este ha sido un grupo muy comprometido que ha trabajo de manera excelente, y eso hace las cosas mucho más fáciles. Pero ahora terminaron su rotación y el recambio es un cambio para las mujeres de la Unidad 20” expresó la docente. 

El proyecto continuará su ejecución año a año con estudiantes de tercer año que estén cursando Materno Infantil. La experiencia ya ha sido presentada en eventos académicos, y en el mes de noviembre también se presentará en Jornadas Universitarias en Argentina. “Destacamos que se pueda conocer lo que es este proyecto, el desafío de la inserción profesional en la comunidad; el desafío de pensar en estrategias y acciones que no sólo tengan en cuenta el factor salud,sino que también trabajan desde lo social. Por eso promovemos que nuestros estudiantes tengan esta práctica y a su vez que se vaya habiendo un campo de inserción laboral muy necesario para todas las partes involucradas”, concluyó Lucero.

¡Ayúdanos! ¿Qué te pareció este artículo?
+1
3
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0
Enlace para compartir: https://elpueblodigital.uy/383z