Límites racionales

0
0
Enlace para compartir: https://elpueblodigital.uy/wpq8

Celebramos que el Ministro de Transporte y Obras Públicas haya notado los errores que se cometieron con la instalación de los nuevos radares y haya anunciado que serán retirados.

Entre los errores principales que no por falta de información se ha cometido, es el hecho de que los nuevos semáforos hayan establecido la sanción para todo el mundo. Vale decir tanto para los infractores consuetudinarios, como para aquellos que infringen las disposiciones de tránsito por primera vez.

Esta característica hace que los nuevos radares dejen de lado la función educativa, uno de los aspectos esenciales en este tipo de medida y pasen a ser un elemento más de recaudación más . No debiera ser así, por lo menos si el fin no fuera el de sancionar, sino educar y advertir.

Recientemente hemos escuchado a una alta autoridad de la Policía de Tránsito sostener que el tema es que hay déficit de efectivos, se tienen pocos recursos, tanto de vehículos como de personal y que por lo tanto lo que se trata de hacer es una presencia “disuasiva”. Es un error garrafal, propio de quien no exige lo que tiene que exigir y de quien confunde las cosas, entendiendo que basta con “mostrarse” en las rutas para evitar los accidentes y sobre todos las infracciones.

Para que los conductores se avengan a respetar las disposiciones de tránsito falta mucho camino por recorrer. Quienes andan frecuentemente en las rutas nacionales saben que el promedio de velocidad en ellas se acercan a los 100 Km o más (depende del transporte que se maneje), mientras que el límite máximo de velocidad establecido por las disposiciones de tránsito es de 75 Km a lo sumo.

Más diríamos hay vehículos autorizados a circular a 110 Kms de hora, depende del lugar donde lo hagan, pero en nuestra rutas nacionales que cambian cada tramo sumamente corto, se notará que prácticamente no hay tramos para desarrollar esta velocidad.

Los vehículos cambian, avanzan en la condiciones de seguridad, pero no cambian las disposiciones. Hay vehículos que de acuerdo a la tecnología que están provistos, pueden circular a una alta velocidad, pero si lo hicieran serían sancionados por el MTOP, según las actuales disposiciones

Es por eso que entendemos que la instalación con fines educativos prioritariamente es una buena medida, pero debe ser tomada de común acuerdo con quienes habitualmente transitan por nuestras rutas o seguirán entorpeciendo el transito y se convertirán en una nueva forma de recaudación que no debiera ser el fin primordial.

A.R.D.

¡Ayúdanos! ¿Qué te pareció este artículo?
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0
Enlace para compartir: https://elpueblodigital.uy/wpq8