Vox populi

    0
    0
    Enlace para compartir: https://elpueblodigital.uy/2lyl

    Alguien opinaba ayer que las roturas en las calles de Salto son algo muy difícil de solucionar dado que es el aumento en la cantidad de vehículos en calles pensadas y construidas para un número muy inferior, lo que provoca el problema. Y que la única solución sería prácticamente empezar a hacer todas de nuevo en base a hormigón.
    El tema lleva además a pensar que los lugares para estacionar también resultan cada vez más reducidos. Basta con ir al centro a media mañana o media tarde para comprobar que tanto los lugares donde estacionar autos como las paradas de motos son muchas veces insuficientes.
    Precisamente, no son pocos los motociclistas que se quejan que al ir a retirar su moto de un estacionamiento la encuentran con espejos torcidos o quebrados, rayaduras, etc., todo resultado del amontonamiento.
    ¿Habrá que pensar para el futuro -quizás no tan lejano- en plazas de estacionamiento en el medio de algunas manzanas o en espacios subterráneos? Probablemente sea la solución.
    A propósito de motos, un funcionario policial acostumbrado a recibir diariamente denuncias por robo de estos vehículos, comentaba ayer que las trabas que tienen los manubrios así como otros sistemas de seguridad que hay para la venta ya no son obstáculo para los ladrones. Recomendaba entonces el viejo sistema de una gruesa cadena y un candado grande, “no asegura en un cien por ciento que no la roben, pero se les hace más difícil”, decía.

    ¡Ayúdanos! ¿Qué te pareció este artículo?
    +1
    0
    +1
    0
    +1
    0
    +1
    0
    +1
    0
    Enlace para compartir: https://elpueblodigital.uy/2lyl