Reiki: Sanar el Alma

por Romina Buzzo

0
172
Enlace para compartir: https://elpueblodigital.uy/rxj8
¡Ayúdanos! ¿Qué te pareció este artículo?
+1
23
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0

Marina Curbelo es reikista desde hace 19 años. Manifestó que comenzó trabajando en sí misma para sanar y soltar. “Un día, Mateo y Dolores, quienes me hacían reiki, me comunicaron que ya había sanado y algo que me sorprendió fue cuando me expresaron que, en el transcurso de un tiempo, sería yo quien comenzaría a trabajar en esto. Empecé a investigar, a informarme y a interesarme por este mundo”, expresó Marina.

Curbelo hace hincapié en que cada vez que atiende a un paciente, le comenta que no es “maga”; lo que hace es ayudar utilizando los conocimientos que posee. Decía que todo se reduce a la confianza, en sanar lo que duele, en entender que las personas cargan su dolor en una mochila.

Ella manifiesta que la medicina y el reiki se complementan: el reiki ayuda a sanar el alma, mientras que los médicos ayudan a sanar lo físico. “Para que no te afecte lo físico, hay que sanar el alma primero, liberarte”, afirma.

Liliana Castro Automóviles

Marina explicaba que en una sesión de reiki se realiza una imposición de manos para transmitir energía, y se puede sentir frío o calor. Si se siente calor, es porque se está recibiendo energía; si se siente frío, es porque hay un cierto bloqueo en esa parte y es necesario trabajar para investigar el porqué de esos bloqueos.

Marina nos comentaba que es recomendable realizar tres sesiones continuas, no salteadas, aunque esto depende de cada paciente.

Al ser consultada sobre si sigue eligiendo ser reikista, Curbelo responde que ama lo que hace, que le ha costado mucho tiempo darse cuenta de que podía trabajar y ayudar a la gente. Al observarla, se podía notar en sus ojos brillosos esa gran emoción y amor por su labor.

¡Ayúdanos! ¿Qué te pareció este artículo?
+1
23
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0
Enlace para compartir: https://elpueblodigital.uy/rxj8