Que no sea demasiado tarde…

0
0
Enlace para compartir: https://elpueblodigital.uy/n66r
¡Ayúdanos! ¿Qué te pareció este artículo?
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0

Desde luego que Uruguay ha dado un gran paso en la lucha contra el tabaco, aspecto que mucho se reconoce y valora en el continente, pero aún resta mucho para enfrentar con éxito a este asesino silencioso.
Resulta imposible o al menos injusto, no mencionar en este sentido a lo hecho por el Dr. Tabaré Vázquez, aunque algunos lo hagan. En su momento el Dr. Vázquez (Oncólogo de profesión), debió enfrentar el poder de la tabacalera más poderosa del mundo.
Hecho del que felizmente Uruguay y el Dr. Vázquez han salido victoriosos, logrando un merecido y bien logrado triunfo en la demanda que entabló la tabacalera.
Paradoja del destino el Dr. Tabaré Vázquez falleció de cáncer de pulmón y nos atrevemos a pensar que en el ambiente en que creció, un Uruguay en el que era usual y “normal”, que todo el mundo fumara en cualquier ámbito, porque además estaba permitido, haya sido un elemento determinante en este sentido, porque aún ni siquiera se pensaba en evitar el daño que produce.
Por lo tanto, pensamos que el Dr. Vázquez debió ser un intenso aspirador de humo de tabaco, aún sin estar de acuerdo con ello.
Es obvio que no podemos afirmarlo, pero en esta época, que hoy felizmente es pasado en el país, es probable que mucha gente haya enfermado de los pulmones, aún sin haber probado nunca un cigarrillo.
El tabaquismo mata algo así como ocho (8) millones de personas al año. Más de siete (7) millones de estas personas han sido fumadores, pero el resto, más de un millón, han sido fumadores pasivos, vale decir que absorbieron el humo sin haber fumado nunca.
Ha llegado el momento de declarar al aire que respiramos un derecho ciudadano, como también lo es el agua y por lo tanto en contrapartida, a todo el que atente contra él se le tipificaría una falta o un delito. Esto significa que no sólo deberá preservarse el aíre del humo del tabaco, sino también de las emisiones de algunas industrias que es sabido aportan un gran porcentaje del smog que contiene y contamina el aíre.
El aire es a nuestro entender el “talón de Aquiles” de la humanidad, porque el hombre está haciendo todo lo posible para destruir las condiciones de pureza del ambiente que hemos recibido de “regalo”.
El día en que respirar signifique poco menos que envenenarse, destruirse y morir, quizás nos demos cuenta de la enorme importancia que tiene este elemento para toda la vida, no sólo la humana.
Ojalá no sea demasiado tarde…
A.R.D.

¡Ayúdanos! ¿Qué te pareció este artículo?
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0
Enlace para compartir: https://elpueblodigital.uy/n66r
Liliana Castro Automóviles