Nunca más intolerancia y provocación

    0
    0
    Enlace para compartir: https://elpueblodigital.uy/30o2

    No comparto tus ideas, pero daría mi vida porque pudieras expresarlas…” este emblema que hizo suyo con notable coherencia de vida el político colorado Manuel Flores Mora (Maneco) nos llamó siempre a respeto y a entender que sus inolvidables contratapas de la revista “Jaque”, eran mucho más que expresión de ideas “para la tribuna”.
    Así lo demostró cuando el asesinato del Dr. Vladimir Roslik, en San Javier, Río Negro, jugando un papel primordial en la aclaración de los hechos.
    En el extremo opuesto está el caso de intolerancia política que queda claro para nosotros, con el apuñalamiento de un hombre, una mujer y las lesiones a otro hombre, en la zona del obelisco a Rodó.
    No caeremos en el error de atribuir intenciones políticas partidarias en el hecho, aunque sería ingenuo negar que se ha politizado y resulta obvio que las reacciones ante este intento de crimen (un apuñalamiento de estas características no es otra cosa), está lejos de ser un “incidente puntual”. Es que lo menos que debemos entender que en él confluyen varios aspectos y no faltan quienes pretenden restarle importancia al hecho.
    Una cosa es pasar, pisotear y provocar a quienes cumplen una labor formal y legal, establecida y ajustada debidamente a las normas existentes y otra muy diferente pisar fortuitamente un cartel por venir distraído o porque éste se encontraba fuera de lugar.
    Si bien no hay argumento alguno capaz de justificar tamaña agresión, mientras lo segundo entre personas racionales se arregla con un pedido de disculpas, en el primero seguro que el riesgo es de que originen reacciones de igual violencia.
    Al momento de escribir estas líneas al menos las reacciones de los partidos políticos no han sido todo lo contundente que esperábamos. No escuchamos ni vimos algunas que pensábamos que se harían oír para tomar distancia.
    En esto no hay lugar para “distracciones” ni olvidos. Tolerancia cero, ante la violencia y por eso no la dejaremos pasar, o se está de un lado o del otro y los cultores de la violencia nunca nos encontrarán entre sus filas.
    Esto ha sido al menos una muestra de odio e intolerancia que debe ser específicamente condenada. No hay lugar para minimizar los hechos, sino para investigar a fondo, ¿quién es el agresor? ¿Tiene antecedentes similares?.
    Aquí no hay dos opciones. No debe fomentarse el odio ni mucho menos apañarlo. No creemos en la proclamación de la condena, sino en la demostración de la misma en los hechos.
    Aquí se impone investigar como sucedieron las cosas ¿Será posible).
    Alberto Rodríguez Díaz

    ¡Ayúdanos! ¿Qué te pareció este artículo?
    +1
    0
    +1
    0
    +1
    0
    +1
    0
    +1
    0
    Enlace para compartir: https://elpueblodigital.uy/30o2