Los ataques a los centros de estudio

0
0
Enlace para compartir: https://elpueblodigital.uy/alim
¡Ayúdanos! ¿Qué te pareció este artículo?
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0

No somos partidarios y lo hemos explicado muchas veces de decir que “toda época pasada fue mejor que la actual”. Más bien somos de los que piensan que existen ventajas y desventajas en cada época.

Viene al caso porque en Montevideo (y también en Salto) es usual que se dañen los edificios y hasta los útiles escolares de los alumnos de los centros de estudio. Más aún el número de centros de estudio atacados va en aumento.

En nuestra época de estudiante, difícilmente se registraba esta situación. Es más si por alguna excepción sucedía, rápidamente se trataba de dar con los autores para sancionarlos.

Liliana Castro Automóviles

Quizás algún profesional, psicólogo o similar puede explicarnos a que responde esta situación, pero es muy lamentablemente que tengamos que ocuparnos a menudo de estos hechos.

No creemos que haya un expreso interés en atentar contra los que educan o contra sus “herramientas”, pero es evidente que existen temas patológicos, porque de otra manera no podríamos explicarnos tamaña insania.

Tiene que ver – para nosotros – con una sociedad enferma, que no ha logrado resolver algunos conflictos sociales, que se manifiestan de esta manera.

Curiosamente el pasado primero de febrero se celebró el día “San Juan Bosco”, para quienes somos cristianos un verdadero ejemplo de esfuerzo por educar a los menos favorecidos de la sociedad.

Recordamos que en nuestros días los colegios católicos, hoy privados, cobijaban a niños procedentes de todos los barrios más pobres de la ciudad y vaya si se logró de esta manera tener varias generaciones valiosas, que recibían y multiplicaban valores.

Hoy lo usual es que en estos barrios no se promuevan estos valores. Los que hallan algo de valor son “giles” si los devuelven y hasta hay quienes piensan que de ver algo descuidado me lo tengo que llevar, porque nadie piensa en mí, en lo que me hace falta, en las penurias que puedo estar pasando y por lotanto no tengo porque pensar en los demás.

Nunca tuve tanto temor de andar por los barrios de Salto, debido a que es sabido cómo piensa la mayoría de sus habitantes. Felizmente sabemos que no todo el mundo piensa así y hay gente dispuesta a hacer grandes esfuerzos por recuperar a estos chicos y trasmitirles los valores que corresponde.

De allí se desprende que no siempre toda época pasada fue mejor, más sana y menos conflictiva.

A.R.D.

¡Ayúdanos! ¿Qué te pareció este artículo?
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0
Enlace para compartir: https://elpueblodigital.uy/alim