Lo que no queremos ver

0
0
Enlace para compartir: https://elpueblodigital.uy/12tp
¡Ayúdanos! ¿Qué te pareció este artículo?
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0

Los hechos aberrantes registrados en el ex COMCAR y los tormentos sufridos por un joven primario en la delincuencia que terminó hospitalizado, tiempo atrás.
Para quien no puede entender que esto suceda en nuestro Uruguay de hoy, digamos que el hecho no es nuevo ni aislado, porque quienes sufren estos tormentos, generalmente optan por ocultarlos.
Tampoco es que se ignore la realidad. Que se ignore porque en mayor o menor medida esto sucede en todas las cárceles del país. Lo saben los guardiacárceles, lo sabe la policía y sobre todo lo sufren los privados de libertad, que más que nunca se sienten “presos”.
Nos preguntamos ¿qué pretendemos que sienta y haga quien ha sufrido estos vejámenes en la cárcel, ante la pasividad o disimulada complicidad de quien o quienes tendrían que saberlo e impedirlo? ´´. No quieren ver lo que sucede, para no complicarse en el mejor de los casos.
Nadie en su sano juicio puede ignorar la situación. Nadie pretende que se ignore el delito. Pero tampoco nadie puede ignorar que la ley autoriza a procesar y condenar a un delincuente para que sea privado de su libertad, pero jamás atormentado, torturado él y su familia, como en el caso que nos ocupa.
Vemos con satisfacción que los jerarcas policiales visiten imprevistamente las cárceles para conocer de primera mano algunas de las situaciones que se viven en ellas.
Pero no tenemos conocimiento que haya algún periodista que lo haga. Sucede lo mismo que pasa en los demás países de la región y del mundo. En las cárceles también hay “bandas” que se dedican a captar a los nuevos, sobre todo a los primarios que caen por primera vez.
Si no se “arrima” a ellos la pasará mal. Será perseguido y atormentado y hasta violado, porque esto es la “realidad” carcelaria y lo saben las autoridades, lo saben los políticos y demás.
Esto no sería posible si no hubiera corrupción en alguna medida, porque para llevar a la práctica esta realidad es necesario contar con ciertas complicidades que se ignoran o sencillamente no se quieren reconocer.
¿Se arregla esta situación con más cárceles?. De ninguna manera. Sólo puede mejorarse por algún tiempo, hasta que los 14 mil privados de libertad que hay hoy en el Uruguay aumenten su número. Pero si seguimos permitiendo que esto suceda llegará el tiempo en que las víctimas vendrán también por los que la han permitido, porque la situación se expande y hoy nadie puede ignora que desde las cárceles se “ordena” la muerte de determinadas personas y si esto sigue así en la “lista” estarán todos los que “molesten” a la delincuencia.
A.R.D.

¡Ayúdanos! ¿Qué te pareció este artículo?
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0
Enlace para compartir: https://elpueblodigital.uy/12tp
Liliana Castro Automóviles