La inolvidable y conmovedora huella de aquel 18 de Julio rey del Interior

    0
    0
    Enlace para compartir: https://elpueblodigital.uy/cgjc

    5 de agosto de 1979. Allá en Minas, en el departamento de Lavalleja. Justamente, el Lavalleja de Minas como rival. Ya habían afrontando en el Parque Ernesto Dickinson, el partido de ida. En esos primeros 90’,  el 18 de Julio agrario vencía 1 a 0, con una espléndida obra ejecutada por Juan José Alonso, el volante por derecha.
    Pero llegaba esa hora crucial. 18 de Julio se había juramentado rematar la historia en aquel bastión minuano. Evitar un tercer partido. Lavalleja se imponía 2 a 1. Restaban un par de minutos… y entonces narrará Ignacio Araújo, “porque creo que ya estaba pisando el área grande. La verdad es que le entré fuerte a esa pelota y el golero no llegó. Lo que nosotros sentimos en ese momento, no se puede decir con palabras. Se siente”.
    Fue el 2 a 2 de aquel memorable, épico 5 de agosto de 1979. Allá en Minas, cuando 18 de Julio alcanzaba la gloria máxima, querida y soñada: ser Campeón del Interior de Clubes Campeones. Y lo fue.
    ESE MÁGICO TIEMPO…
    DEL  REENCUENTRO
    El miércoles pasado a la noche. Justamente, un 5 de agosto, como aquella vez, pero 30 años después. La base del 18 de Julio volvió a verse las caras en la sede social de Circulo Sportivo. Dirigentes, jugadores, cronistas deportivos, algunos futbolistas del tiempo actual y tres presencias que sintetizaron emociones que no pudieron ocultarse: Alejandro y Walter Andrés, los hijos de Walter Galliazzi y Juan María Tenca, hijo de Bernardo, el Director Técnico del 18 de Julio, brioso monarca tres décadas atrás.
    La noche se fue cargado de evocaciones, de anécdotas, de historias afines. De tiempos sin calendario acaso, porque aquel 18 de Julio se incorporó al hermoso y cristalino dictado de los hechos queridos. Queridos siempre.
    Pero también y al cabo, la generosa comprobación: que aquellos gestores del ayer jugando al fútbol y siendo campeones del Interior, conservan LA CLASE HUMANA de entonces. Esa que está al margen de la especulación. Ellos sienten que tienen que prolongarse en la vida, sobre la base de las actitudes de siempre. Hasta para cultivar el sentimiento, el afecto y esa marea de amor colectivo, que surcó el Interior de un país, para que el fútbol y la vida transformen en vigencia al 18 de Julio de la conmovedora revolución…
    Eleazar José Silva

    ¡Ayúdanos! ¿Qué te pareció este artículo?
    +1
    0
    +1
    0
    +1
    0
    +1
    0
    +1
    0
    Enlace para compartir: https://elpueblodigital.uy/cgjc