La escuela…La escuela entre caminos angostos y largos

0
0
Enlace para compartir: https://elpueblodigital.uy/yzys
¡Ayúdanos! ¿Qué te pareció este artículo?
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0

Versos de Jorge Menoni y Federico Ibarra

Ayer domingo, EL PUEBLO brindó un informe de varias páginas sobre la Escuela Rural. Ya pensando en esta página de Cultura de lunes, en la que solemos compartir textos literarios de autores salteños, más de un lector nos recordó algunos textos sobre el tema escritos por salteños, y nos sugerían su publicación. Buena idea. Aquí dos poemas: uno de Jorge Menoni, fallecido hace casi ocho meses en Holanda (donde residía) y el otro de Federico Ibarra, maestro radicado en el sur del país.

Liliana Castro Automóviles

ESCUELA RURAL

Las hojas de eucaliptos humeando en una lata vacía de tomates
una pata de pollo hirviendo en la olla
la túnica aún cuelga de la silla.
Se mezclan los olores.
Se repone la niña de las paperas
Hoy faltó a la escuela, son menos para saltar a la cuerda,
el puente de Aviñón se abrirá,
todo pasan
todos pasan
menos ella.
El cuaderno con el dibujo de Varela
sobre la cama,
el sacapuntas,
el libro de historia,
la tarea de gramática…
Escena cotidiana
pintada sobre la belleza,
la campaña tiene caminos angostos
y largos,
bucólicos,
los gritos de los niños
alcanzan sus pensamientos.


Hoy no tendrá recreo.

Unos ojos inmensos
se apoyan sobre la mesa,
toman las manos de su madre
y sonríen,
el sol da de lleno en los tejados.
Se imagina caminando descalza
entre nidos de horneros y el vuelo de los saltamontes
el carro del lechero llegará más tarde,
la mujer del panadero
le hornea galletitas de chocolate.

Jorge Menoni

YO TENÍA UN MAESTRO…


Yo tenía un Maestro
que hablaba conmigo;
lo veía un gran hombre,
me sabía un gran niño…
vivía mil ratos
de tiempos perdidos
ganados a un cielo
sin sombras ni olvidos…
Yo tenía un Maestro:
¡qué tiempo tan lindo!

Me parece verlo,
con su andar tranquilo,
cargando cuadernos
por el barrio limpio
y arrastrando un blanco
racimo de gritos…

Ha pasado el tiempo…
¡cuánto se ha perdido!
¿Es otro el Maestro?
¿El niño es el mismo?

Yo tenía un Maestro,
¿por qué se ha escondido?
¿Quién cambió su tiempo
y su andar tranquilo
por la prisa vana
de un jornal mezquino?
¿Qué nubes extrañas
cubrieron el brillo
y el calor que daba
aquel sol amigo?

¿Dónde podré hallarte,
Maestro perdido?
¿Qué jefe o ministro
me dará un Maestro
como el que se ha ido?

Yo sigo esperando,
como tantos niños,
la Ley o el milagro
que cambie el destino;
la Ley que me vuelva
a aquel Maestro amigo
que hoy vive changando,
como un sieteoficios…

Yo tenía un Maestro
que hablaba conmigo,
lo sigo esperando
¡como tantos niños!

Federico Ibarra

(Musicalizado, cantado y grabado por Abel García)


¡Ayúdanos! ¿Qué te pareció este artículo?
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0
Enlace para compartir: https://elpueblodigital.uy/yzys