La depresión en los adolescentes y jóvenes y los excesos en el uso de los dispositivos, el decirles que no y otras herramientas para la ayuda en la educación.

0
1
Enlace para compartir: https://elpueblodigital.uy/g58o

Psicólogo Alejandro De Barbieri

Sin dudas que un problema instalado en la población adolescente y juvenil es el uso excesivo de los dispositivos móviles. Insomnio, mal humor, trastorno de personalidad y muchas otras consecuencias acarrea el mal manejo de estos aparatos que han desatado en algunos casos consecuencias irreparables. Diario El Pueblo recurrió al diálogo con Alejandro De Barbieri, un experto en el trabajo con jóvenes ya que se ha involucrado de tal manera que ha lanzado sus libros justamente para ayudar principalmente a los padres que se han visto superados por distintas situaciones con sus hijos.

Cómo disminuir el uso de los móviles en los jóvenes

“Para disminuir el uso del dispositivo en los jóvenes tener presente que ellos no vienen de “debajo de una piedra” sino que vienen con el manejo de su frustración, de sus aparatos electrónicos, celulares, tablet, computadoras en fin desde niños. Eso es importante para los padres acompañarlos desde pequeños en sus frustraciones, eso no quiere decir que debamos pegarles ni maltratarlos, sino que ponerles límites y aprender a decirles que no. Incluso enseñarles a esperar, a ser pacientes no todo es ahora no todo es ya. No ceder ante sus deseos todo el tiempo. Eso sirve para entender cómo más adelante ese chico va a poder usar sus aparatos electrónicos, eso va de la mano si puede dominar su rabieta, eso dependerá y nos dirá si puede controlar su psiquismo ante las pantallas a lo largo de su vida.”

‘La revolución del Colibrí’, una gran herramienta.

De Barbieri viene trabajando en una herramienta que sirva para atener directamente a los jóvenes a través de una línea Wathsapp 093 709 966 abierta todo el tiempo para la atención inmediata de aquellos jóvenes con problemas de depresión y ansiedad, entre otros de salud mental.

“Bueno, nosotros ahora en la Revolución del Colibrí estamos en contacto con mucha gente, con muchos jóvenes, vimos más de 800 consultas también de jóvenes y lo bueno fue descubrir en ellos la preocupación; de hecho tiene que ver mucho con la depresión, con la ansiedad, con los ataques de pánico, con la falta de sentido en la vida.

Por eso tenemos, fíjate el 50% de los suicidios que hubo en el 2022 son menores de 35 años. Así que ahí tenemos un tema muy fuerte.”

Asegurar el descanso

“Y no es que tengamos que ser más estrictos con el control de celulares, pero sí, obviamente, tomar conciencia de que así como lo tenemos que controlar la harina, que haga deporte, que duerma bien, bueno, también tenemos que encontrar el uso de la pantalla. Marian Rojas (Española), Caroline Pérez (Chilena), son investigadoras que vienen trabajando hace muchos años, y no es solo el daño que te pueda hacer la luz, según leí influye para dormir, por ejemplo.”

“Estar con el celular es no ver en los demás sus emociones”

“Si estás con la computadora o el celular es difícil conseguir el sueño eso te deja el cerebro encendido. Pero, aparte de eso, es el tiempo que tú no estás para desarrollar habilidades socioemocionales. El tiempo que no lees, el tiempo que no estás jugando con tus amigos afuera, que no lees la cara de un compañero, en el sentido de aprender lo que es el lenguaje no verbal.

Si mi compañero está cansado, está triste, porque no estoy pendiente de mi amigo o de mi pareja.

También los celulares generan muchos problemas en las parejas. Entonces, yo creo que la excusa de los adultos de casa; ‘una tecnología que nosotros no manejamos’ no sirve más, eso es una excusa para no hacer de padre. Se trata de ayudar y no se trata de control, la palabra no es ‘poder controlar’. La palabra siempre para mí es ‘educar’ en el manejo de las emociones, en el manejo de las frustraciones, administrar el uso de la pantalla, que él pueda ‘salir y entrar’, como le pasa a un adulto. Tanto media hora, ‘tenés media hora del play’; ‘tenés media hora esto’; a la media hora, ‘hijo, faltan cinco minutos’ y después que él pueda salir de la pantalla solo sin una rabieta que no use la pantalla para calmarse. Creo que esos pasos y mecanismos ayudan a la convivencia.”

¿La Depresión y las redes son las principales enfermedades en los adolescentes y jóvenes?

“Sí, la depresión y las redes, no sé si son las enfermedades principales, no tengo datos, pero depresión es gravísimo en los adolescentes, sobre todo porque falta de adultos referentes.

Mi libro ‘Educar Sin Culpa’ es la pregunta sí hay más ausentismo de padres y madres responsables. Hay padres presentes pero no disponibles emocionalmente: O sea, están presentes simbólicamente. Un padre/madre presente Es un padre que le dice que sí, que le da afecto y que también le da el afecto del ‘no’. El afecto de ‘esto no se puede’, ‘esto no se hace’ o ‘no se le pega a la hermana’, ‘no se le haga mal a mamá’. Para que el niño vaya incorporando esa frustración porque mañana va a pertenecer a una clase, mañana va a estar en un grupo con chicos del liceo y tiene que hacer prevención de bullying porque habrá un matón que le va a querer pegar a un compañero.

Todo el tiempo los adolescentes están autorregulando sus emociones y ahí nos damos cuenta que los padres estamos ausentes y dejamos que los chiquilines hagan lo que quieran.

Cuando crecen y querés acordar, ellos terminan realmente solo queriendo lo que quieren sus instintos. Terminan siendo víctimas de sus instintos porque no pueden autorregularse. Entonces esa parte, eso de la pregunta de la agresividad, tiene que ver con eso, con la dificultad del autocontrol La dificultad para la empatía y por eso el niño tiene que tener el ‘sí’ y tiene que tener el ‘no’. Entonces cuando llega a la escuela, cuando llega al liceo, el profesor le dice que no a algo y el chiquilín se frustra, pero esa frustración la canaliza estudiando más para el otro parcial, la canaliza de una manera sana, no se la agarra con el que tiene adelante, le pega un piñazo a un compañero porque no es del otro cuadro o porque es flaco o porque es alto o porque es bajo, no importa, todo lo que pasa con el bullying.

La desregulación emocional también viene por esa falta del ‘no’ que los chiquilines tienen en la familia. Por eso siempre le digo a los docentes, si usted tiene un alumno que no tuvo ese ‘no’, entonces los chiquilines precisan ese ‘no’, que es un ‘no’ que contiene, que le da un marco normativo porque después le pasa en la calle, el chiquilín va a agarrar la moto con 16 años y va a pasar el semáforo en rojo si no tiene incorporado lo que implica convivir, que incluye que hay límites que respetar, que no siempre tengo que hacer lo que siento, lo que me da la gana.

La gana es el ‘lado animalito’ que tenemos todos, pero el ser humano hace algo con la gana sexual y con la gana de pegar hace algo, no es víctima de sus ganas. Le puede decir que no al instinto sexual y le puede decir que no al instinto agresivo y eso nos humaniza y nos hace que tengamos una sociedad más empática. Hay que trabajar mucho.”

Educar sin Culpas

De Barbieri señala que en su libro Educar sin Culpas hay varias herramientas que pueden servir para la crianza en estos tiempos dónde la salud mental es el flagelo que preocupa a todos los que tienen menores a cargo.

“Bueno, y la última pregunta que me haces es, sí, trabajar mucho con padres y docentes, todo mi libro ‘Educar Sin Culpa’, yo le puse cuatro capítulos nuevos ahora, es para justamente convivir de forma pacífica y cuidar la salud mental de nuestros hijos, porque los chiquilines están solos, están en mucho tema de suicidio y mucha depresión, justamente por esa soledad, por no tener recursos para atravesar el malestar.”

¡Ayúdanos! ¿Qué te pareció este artículo?
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0
Enlace para compartir: https://elpueblodigital.uy/g58o