La cara sucia de Salto

    0
    0
    Enlace para compartir: https://elpueblodigital.uy/kc7n

    Alguna “escuela” de periodismo, sostiene que de estos temas no debe hablarse, no se debería ocupar espacios en los medios con ellos, porque en realidad son contraproducentes para muchos intereses de la comunidad, no nos benefician en lo más mínimo y como “la ropa sucia debería  lavarse en casa y fuera de la vista pública”.
    Como en lo personal no nos afiliamos a esta tesitura, exponemos hoy en estas columnas, un tema seguramente feo, que no habla bien precisamente de los salteños en general y mucho menos de quienes tienen responsabilidades específicas en la materia.
    Basta recorrer algunos lugares un tanto escondidos de la visión ciudadana para encontrarse con “la cara sucia de la ciudad”.
    Sobre todo en aquellos puntos un tanto alejados de la zona céntrica se encuentran residuos y todo tipo de basura, de quien en lugar de depositarlos donde corresponde, prefieren tirarlos donde no estén a la vista del público.
    Sucede en la ex ruta 3, a poco uno se distancie del radio suburbano. Ni que hablar de la mugre que se encuentra en paseos públicos un tanto más distantes. El Parque José Luis, en la parte cercana a la costa del río, es una buena muestra de ello.
    Pero más cerca, apenas se deja la zona del Ayuí pueden verse restos de escombros y otras inmundicias.
    Para una ciudad turística, que pretende dar una buena imagen al visitante desde que llega, estas acciones representan un verdadero “atentado”.
    Muchas veces hemos oído a conciudadanos enorgullecerse y con razón del nivel cultural, de la bonita ciudad que tenemos, del nivel cultural alcanzado, sin embargo nadie habla de esta conducta que también y  lamentablemente comprobamos.
    Siempre nos intrigó cuales serán los motivos que tienen quienes obran de esta manera, porque si hay un servicio municipal que ha funcionado aceptablemente en los últimos años y no sólo en el actual gobierno municipal, es precisamente es del recolección de residuos.
    Existe un sistema que llega a todos los barrios, incluso los más alejados. Es más, también existe un servicio para recoger ramas y otros trastos pequeños.
    Si se tratara del costo del acarreo, suponemos que llevarlos al basurero municipal y tirarlos en otro lugar no debe ser muy diferente.
    Sin embargo, es radicalmente distinto el resultado. La imagen que deja en el visitante la mugre y el desorden que revelan esos basureros improvisados, es tremendamente negativo.
    Poco cuesta evitarlas, basta con un poco de buena voluntad.

    ¡Ayúdanos! ¿Qué te pareció este artículo?
    +1
    0
    +1
    0
    +1
    0
    +1
    0
    +1
    0
    Enlace para compartir: https://elpueblodigital.uy/kc7n