Hoy: poemas de Martín Rodríguez

0
1
Enlace para compartir: https://elpueblodigital.uy/d74x
¡Ayúdanos! ¿Qué te pareció este artículo?
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0

Martín Michael Rodríguez Siquera nació en Salto el 11 de diciembre de 1988, por lo que ayer cumplió 34 años. “Vivo en Pueblo Celeste, localidad de Valentín, y escribo desde el año 2013 hasta la actualidad.
Escribo pensamientos, poemas… debido a un profesor de literatura que me incentivó a la escritura cuando asistía al Liceo Rural de Rincón de Valentín”, cuenta al conversar con EL PUEBLO.
Aquí tres poemas de su autoría:

SI TE COMPARO

Si te comparo con una rosa

Liliana Castro Automóviles

¿de qué me sirve?
si eres aún más hermosa.

Si te comparo con la luna

¿de qué me sirve?
si ni ella alcanza tu hermosura.
Si te comparo con las estrellas

¿de qué me serviría
si juro por ellas
que tengo certeza,
que ninguna llegaría
a tan grande belleza…
a tu mirada cristalina….
a tu olor a fresas…
a tus besos divinos
que me ponen de cabeza?
Si te comparo con un ángel
¿de qué me sirve?
O tal vez…
porque vuelas distante
con mi corazón en tus manos
y como un cantante, cito coplas de poesías
que demuestran que el amarte
es lo primordial en mis días.

CASUALIDAD O
CAUSALIDAD

Fue capricho del destino?
Caminante sin camino…
Un nómada perdido…
Una brújula sin norte, con los puntos invertidos.

Hasta que por un momento
lo incierto se volvió certeza…

En el momento de mirar tus ojos…
un par de faros que me guían
para esquivar las asperezas.
Tú cambias el tiempo..
lo vuelves rápido… lo vuelves lento…
Lo pausas todo en el momento
en que con un beso sellamos este bello sentimiento…
Te encontré por un motivo,
me encontraste y fue decisivo.
No quiero nada si no es contigo,
mi contrapunto
mi amiga cómplice y mi amor…
¿tiene que ver una causa o tal vez un capricho del destino?

PILOTO AUTOMÁTICO

Vivir es mucho más que existir…
Nos distraemos
y nos volvemos seres en piloto automático
que damos pasos en falso
y volvemos a caer…
nuestro mundo se vuelve problemático
buscando soluciones fuera y culpando al resto;
es más fácil, lo admito… aunque lo detesto.
Llegas al fondo y no hay escapatoria,
te encuentras contigo mismo,
te culpas o aprendes de esto?,
que parte de vivir es conocerse antes que a los demás,
ubicar tus sueños
y luchar hasta lograrlos o no dar más.
¿Qué realmente deseas?
Caerse solo es parte de caminar,
aprendes, te vuelves más fuerte y el remedio es amar…
A ti mismo y al prójimo…
sin pensar en fallar,
por que el que ama no falla,
está viviendo en modo manual.

¡Ayúdanos! ¿Qué te pareció este artículo?
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0
Enlace para compartir: https://elpueblodigital.uy/d74x