EN OCTUBRE, OTRA VEZ MOVILIZACIONES Y PARO DE 24 HORAS EN LA INDUSTRIA LÁCTEA.

0
0
Enlace para compartir: https://elpueblodigital.uy/0cqj

LECHERIA HOY

Hoy viernes 23 de setiembre definen fechas de las medidas anunciadas.

En un comunicado fechado el lunes 19 de setiembre, la Federación de Trabajadores de la Industria Láctea (FTIL) se declaró en pre-conflicto y anunció un paro de 24 horas a fecha confirmar. El conflicto es por situación en la distribuidora de helados y congelados de CONAPROLE.

FTIL comunicó ayer las resoluciones alcanzadas en la mesa de la Federación y la Asociación de Obreros y Empleados de CONAPROLE (AOEC) Montevideo.

El texto tiene dos puntos, en el primero ubica y fundamenta las razones del conflicto en FRITRAN (ex-CEMESA), distribuidores de helados y congelados de CONAPROLE. Allí los trabajadores indican que han denunciado “una brutal reestructura unilateral”, “represión sindical” y el despido “abusivo del presidente del sindicato”.

Además, hay un “atropello empresarial tras la contratación de rompehuelgas”, la “tercerización de ventas”, “incumplimientos” y “sanciones abusivas”.

En el segundo punto informa sobre lo resuelto por FTIL: “Declararse en pre-conflicto”; ratifica las medidas del 8 de setiembre que prevé “medidas sindicales ante un escenario como el actual”; convoca a un plenario para el viernes 23 de setiembre para “resolver la fecha del inicio del trabajo a reglamento, la fecha del paro de 24 horas en octubre y coordinación de las movilizaciones” en las semanas del 26 de setiembre al 1° de octubre y del 3 al 8 de octubre.

LLAMADO A LA NEGOCIACIÓN.

También se propone coordinar acciones sindicatos del sector; y llama a un “ámbito de negociación”, único en el cual se podrá encontrar soluciones “por lo que FTIL sigue abierta al diálogo en busca de las mismas”.

Cambio de tendencia en FONTERRA y un conflicto que perjudica toda la cadena láctea.

Subió FONTERRA, “no vemos razones por las cuales esta leve tendencia a la suba podría cambiar y volver a bajar”, dijo Pérez Viazzi. Otro tema comentado por el director fue el conflicto en el sector que afecta a todos.

El último evento de FONTERRA tuvo una suba, de la cual hay que rescatar como “importante el cambio de tendencia” que se dio el martes 20 pero también el anterior, el 6 de setiembre.

La recuperación ayuda en el precio, de todas formas “se posiciona en valores un 25% por debajo de lo que tuvimos hace cuatro o cinco meses”, señalo Alejandro Pérez Viazzi, director de CONAPROLE.

Este aumento “se esperaba, porque el mercado estaba con un poco más de avidez” y “la caída de los precios la explica en parte la salida de China que está comprando porcentajes mucho menores a lo habitual”.

O sea que la caída de precios “no fue por mayor oferta sino por la retracción en la demanda”.

El cambio de tendencia que se dio en los dos eventos de setiembre, el día 6 el promedio subió 4,9% y el día 20 lo hizo 2,0%, “seguramente ayuden para que los clientes comiencen a mirar en el largo plazo”.

Cuando el precio bajaba los clientes compraban más corto esperando que la tendencia continúe, per con este cambio “seguramente alguno salga al mercado a adquirir mayores volúmenes”, porque han de prever la posibilidad que se mantenga la tendencia al alza.

De todas maneras “es muy difícil predecir qué es lo que va a pasar”, pero “no vemos razones por las cuales esta leve tendencia a la suba podría cambiar y volver a bajar”, aunque hay situaciones políticas y de todo tipo ajenas a la oferta y la demanda, que terminan afectando los precios”.

EL CONFLICTO ATENTA CONTRA EL TRABAJO Y CONTRA TODA LA CADENA LÁCTEA.

Ante el resurgimiento de los conflictos con los trabajadores, Pérez dijo que el actual “no tiene que ver” con los operarios de CONAPROLE, “pero nos rebota. Ojalá los gremios lo razones en algún momento” porque “lo que hacen es perjudicar su propia fuente de trabajo”.

En el rubro lechero, “de cada 4 días, 3 los trabajamos para la exportación”, y en esa actividad de vender al exterior “hay una competencia muy alta”. A los clientes “no les interesa si tenemos conflictos, si hay o no lluvias o si los costos son altos, ellos van a exigir productos de altísima calidad como los de CONAPROLE y en las condiciones que tienen que ser”.

“Por eso, generar problemas cuando es difícil abrir mercados, cuando es difícil conseguir barcos para llegar a destino, cuando hay que hacer todo el trabajo necesario para competir en el exterior, es atentar contra su propio trabajo, contra toda la cadena que integran los productores, los transportistas, los distribuidores, demás eslabones.

Este conflicto puntual “se da con una empresa que parte de su trabajo es distribuir helados para CONAPROLE, pero no tiene nada que ver con el consejo de salarios y el conflicto que cerramos hace más de un mes en la industria láctea”, explicó.

El mercado de quesos artesanales mantuvo sus características.

Hubo subas puntuales en los quesos Sardo.

Con falta de algunos compradores se realizó la feria de quesos en Ecilda Paullier. Las comercializaciones siguen siendo arregladas telefónicamente de manera previa, y aquel vendedor que no concretó sus operaciones de esa forma regresa con su mercadería sin vender.

También se dio la situación de un comprador que de la zona este que llegó con dos camiones, pero al no haber hecho los arreglos por teléfono no completó la capacidad de esos vehículos.

LOS VALORES.

Los valores se mantuvieron sin cambios, aunque hubo subas puntuales en los quesos Sardo. Además, con la llegada de los días con mayor temperatura los huevos sintieron el cambio y bajaron su precio.

Queso Colonia de primera calidad entre los $ 180 y $ 200. Queso Colonia de marca reconocida y estacionados, entre $ 200 y $ 260. Queso Colonia de segunda calidad entre $ 170 a $ 180.

Quesos con fermento, marcas reconocidas con 50 y 60 días, entre $ 180 y $ 220. Quesos estacionados (1 año), de $ 280 a $ 330.

Dambo y Quartirolo, entre $ 180 y $ 190. Queso Sardo de $ 200 a $ 220. Quesos para rallar de $ 180 a $ 190. Magros con y sin sal de $ 180 a $ 190.

Mantecas caseras de $ 160 a $ 170.

Muzzarella común de $ 170 a $ 180. Muzzarella de marca impuesta en el mercado entre $ 180 y $ 210. Roquefort nacional $ 380.

Quesitos Colonia de a kilo entre $ 180 y $ 200. Quesitos Colonia con gusto incorporado de $ 200 a $ 220. Quesos de cabra $ 440. Provolone parrillero, $ 180 a $ 200. (Fuente: TodoElCampo)

¡Ayúdanos! ¿Qué te pareció este artículo?
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0
Enlace para compartir: https://elpueblodigital.uy/0cqj