En los 150 años de existencia de los salesianos llegarán a Salto el 21 las reliquias de San Juan Bosco

    0
    1
    Enlace para compartir: https://elpueblodigital.uy/i4t3

    La Congregación salesiana cumple 150 años de vida, y a su vez en el año 2015 se estará recordando el bicentenario del nacimiento de Don Bosco, fundador de la congregación salesiana, por lo que se determinó que la urna con las reliquias de Don Bosco saliera de su residencia permanente en la ciudad de Turín para que recorriera todo el mundo salesiano desde este año hasta el 2015, “ya estuvo en Argentina y en Chile, o sea, somos el tercer país que va a visitar”, dijo a EL PUEBLO el Padre Inspector de la congregación salesiana de Uruguay, Padre Daniel Sturla, de visita en nuestra ciudad.

    El Padre Sturla informó a EL PUEBLO de la llegada de las reliquias del santo Don Bosco a Salto el próximo 21 de setiembre, lo que no solo será un importante acontecimiento para los salesianos salteños sino para toda nuestra comunidad.
    – ¿Qué aspectos están bajo su jurisdicción?
    – A nivel general, vendría a ser en ese sentido como el presidente de un país o el último responsable de la gestión y del acompañamiento de los salesianos. O sea, mi tarea más importante es acompañar la marcha de cada comunidad salesiana, que en Uruguay son dieciséis. Después, cada comunidad tiene múltiples tareas, entonces también es supervisar la misión que realiza esa comunidad. Acá en Salto está el colegio, está Cien Manzanas, la Parroquia de Nuestra Señora del Carmen.
    – ¿Y usted ante quién responde?
    – Respondo ante el Superior General de los salesianos que está en Roma, que viene a ser mi superior, pero a su vez, ese Superior General tiene un Consejo, como yo también tengo en Uruguay, que es el que asesora, donde además algunas resoluciones tienen que ser tomadas en forma colegiada.
    – ¿Su cargo es rotativo o es permanente?
    – Se elige cada seis años. El Padre Enrique Bisio fue también anteriormente Inspector. Va a ser un año recién que soy el Inspector en Uruguay.
    – ¿Cómo encuentra a su congregación en todo el país?
    – La congregación está muy pujante y con buena salud, si bien tenemos dificultades porque el número de salesianos ha disminuido porque justamente hay un promedio de edad de la congregación un poco alto. Pero lo que es bueno es ver que hay muchas ganas en todos los lugares donde está presente la Obra de Don Bosco, entusiasmo, mucha actividad y además se ha multiplicado el esfuerzo de los salesianos en los laicos que trabajan con nosotros. O sea, veo que hay mucho entusiasmo y deseo de servir a los jóvenes más pobres y uno en la fe, lo he dicho en este tiempo, uno ve la mano de Dios, porque más allá de las fragilidades que tenemos, la misión sigue adelante con mucha fuerza.
    – ¿El mensaje salesiano se mantiene vigente?
    – Sí, porque lo nuestro es la educación, es educar y evangelizar como un binomio inseparable. Entonces, allí donde hay niños y jóvenes, allí el carisma tiene una vigencia enorme, y además uno ve que se da entre los jóvenes nuestros y Don Bosco, es decir, lo que llamamos el carisma salesiano, una sintonía muy especial.
    – En estos tiempos modernos donde se destaca la fragilidad de los valores de la sociedad, hay quien usa la fe como un valor de intercambio, acentuando de esa manera los disvalores. ¿Cómo hacen para enfrentar este mercantilismo de la fe desde la propia fe?.
    – Parte del mundo de hoy y también de la realidad uruguaya, lo religioso entra como una cosa más del mercado, en cambio la fe cristiana tiene un aspecto que es totalizante de la vida, es decir que la fe cristiana no pretende ser una cosa más en la vida de las personas sino aquello que impregne toda la realidad de la persona. Por eso también en nuestras casas, más allá después de la adhesión o no a la fe de, por ejemplo, nuestros alumnos o ex alumnos, está así el hecho de decir que todo lo que se llevan de la casa está de algún modo impregnado por la fe. Es decir, el evangelio está metido en la misma realidad de un patio lleno de chicos, como de un taller donde se aprende a trabajar como de una clase donde se está aprendiendo cualquier materia. Obviamente, eso tiene mucho de ideal, pero bueno, por allí de algún modo va nuestra propuesta.
    – ¿Se puede salir de esta sensación casi de agobio, si se nos permite el término, de que no hay solución a la crisis de valores?.
    – Yo de por sí soy optimista o esperanzado. Hay una figura de la Iglesia que a mí me encanta que es el Papa Juan XXIII, que cuando inauguró el Concilio Vaticano II en 1962, tiene una frase que decía algo así, muchas veces hieren nuestros oídos las voces de aquellos profetas de desventuras que no ven en el tiempo moderno más que prevaricación y ruina.
    Yo creo que también en todas las épocas hay dificultades, que la nuestra tiene muchas dificultades, sin duda, y muchas situaciones donde uno abre los ojos y piensa “pucha, si habrá cosas duras y difíciles que se viven a nivel de la familia”. Pero también es importante ver todos los elementos positivos de la sociedad, que es lo que nos permiten también luchar y seguir para adelante, pensar en positivo. Para el que tiene fe además, es la seguridad que en este mundo, en todas las vicisitudes históricas personales, colectivas y sociales, hay un Dios que es el motor de la historia.
    – ¿Qué mensaje le gustaría dejar a la comunidad salteña y salesiana?.
    – Es importante el 21 de setiembre, con la primavera, va a ser la llegada de las reliquias de Don Bosco a la ciudad de Salto. Los salesianos vinieron a Salto en 1920, entonces hay una realidad hermosa de presencia salesiana en Salto, hay muchos salteños salesianos. Entonces digo, venir a recibir a Don Bosco, creo que Salto tiene que estar agradecida a la presencia salesiana y al mismo tiempo la presencia de las reliquias de Don Bosco, un santo, es una fuente de gracias para la comunidad de los creyentes, para la ciudad y la sociedad salteña. Animaría a los salteños a recibir a Don Bosco ese 21 de setiembre y también a ir con las súplicas que uno le puede presentar al santo como intercesor ante Dios, y no dudo que la visita de Don Bosco para Uruguay y para Salto va a ser una bendición.

    ¡Ayúdanos! ¿Qué te pareció este artículo?
    +1
    0
    +1
    0
    +1
    0
    +1
    0
    +1
    0
    Enlace para compartir: https://elpueblodigital.uy/i4t3