Emocionados por el recuerdo los hijos de tres desaparecidos participaron de distintas actividades

    0
    0
    Enlace para compartir: https://elpueblodigital.uy/qdol

    Sumamente emocionados por lo que implica el recuerdo de sus seres queridos y por la manera en que ellos descubrieron su verdadera identidad luego de varios años en que lo real, les fuera ocultado, los tres hijos de detenidos desaparecidos durante la última dictadura militar instaurada en el país en 1973, Carlos D’Elía, hijo de la maestra salteña Yolanda Casco, Macarena Gelman hija de María Claudia García Irureta Goyena de Gelman, y Martín Castellini, hijo del salteño Dardo Pérez, estuvieron en nuestra ciudad donde cumplieron una intensa jornada en la que se les brindó tributo a las víctimas del autoritarismo de la época.
    Los tres hijos de desaparecidos, todos con arraigo en el departamento de Salto, participaron de diferentes actividades donde se habló del pasado reciente, las secuelas que dejó el mismo, y el compromiso de mirar “hacia el futuro, sin rencor hacia el pasado, pero con memoria para que no vuelvan a suceder nunca más” los episodios ocurridos en la oscura época de la dictadura uruguaya.
    Primero se presentaron en la Regional Norte de la Universidad de la República donde con una sala de actos abarrotada de gente, hablaron sobre la historia reciente. Luego concurrieron a la Junta Departamental donde la comisión de Derechos Humanos del órgano legislativo, había decidido descubrir una placa alusiva a los detenidos desaparecidos en la sala de actos y más tarde, en un sencillo y espontáneo acto, descubrieron una placa similar en la casa de la maestra Yolanda Casco, desaparecida en Argentina.
    Fue un momento de reencuentro de muchas personas ligadas a este pasado común, varios de ellos devenidos hoy en jerarcas del gobierno y algunos otros que se confundieron entre lágrimas y abrazos.
    COMUN
    Si bien Carlos, Macarena y Martín, tienen un lazo común que es ser hijos de detenidos desaparecidos, también tienen otro, y es el departamento de Salto que opera entre ellos como denominador común. Ya que Carlos D’Elía, que reside en Buenos Aires, porque su madre fue asesinada en los terriblemente conocidos “Pozos de Banfield”, es hijo de Yolanda Casco una maestra salteña a la que ayer se le rindió tributo en la Junta Departamental y luego se le descubrió una placa recordatoria en su casa de nacimiento, donde actualmente vive la familia Casco, ubicada en la calle 19 de Abril 1507 esquina Juncal.
    Tras el terrible episodio, Carlos vivió 17 años con una familia adoptiva en la capital argentina y luego de una ardua investigación de las Abuelas de Plaza de Mayo, fue reconocido como el hijo de Yolanda, una desaparecida uruguaya en Argentina. Muy emocionado por el recuerdo de su madre y bregando porque “se sepa la verdad y se haga justicia, para poder encontrar los restos” de su madre, D’Elía abogó porque el futuro “nos encuentre en paz” y “con justicia”. Junto a sus primas descubrió una placa recordatoria en la casa de sus familiares salteños.
    “Cuando lo ví entrar al Juzgado de San Isidro (Buenos Aires, Argentina) dije es igualito a Yolanda”, recordaba un familiar directo en medio de la muchedumbre que se agolpó ayer en la sala de actos de la Junta Departamental.
    Pero el caso de Martín Castellini está más claro. Su padre era un sindicalista que murió torturado por la brutalidad militar de la época. En su libro sobre derechos humanos titulado “El Derecho y El Revés”, el abogado especialista en Derechos Humanos Oscar López Goldaracena recuerda el caso del padre de Martín. Allí relata cómo ese hombre fue detenido y torturado.
    Y en la publicación narra la frase con la que Martín Castellini hizo su presentación anoche en la Junta Departamental “soy Dardo Pérez, soy salteño y tengo un hijo”, habrían sido sus últimas palabras  que fueron las que empleó Martín anoche.
    Pero además de tener un origen natural argentino, Macarena Gelman vive en Montevideo junto a su madre adoptiva. Sin embargo, esta tiene raíces salteñas ya que su abuela adoptiva nació en Colonia Lavalleja, donde dice “mi madre tiene familia y por esta y otras razones es que he viajado a Salto varias veces”, dijo una Macarena sonriente y serena. Pese a que llegaba para hablar de su vida personal y de la memoria de los desaparecidos y la búsqueda de la verdad, como en el caso de su madre biológica.
    Entre las alocuciones que se escucharon ayer en la Junta Departamental, el senador Eduardo Muguruzza del Movimiento de Participación Popular (MPP) adelantó que en la Cámara Alta se había aprobado una ley por la cual el estado uruguayo se viera obligado a reconocer que violó sistemáticamente los derechos humanos desde el año 1968 y también lo hizo con la consiguiente dictadura militar.

    ¡Ayúdanos! ¿Qué te pareció este artículo?
    +1
    0
    +1
    0
    +1
    0
    +1
    0
    +1
    0
    Enlace para compartir: https://elpueblodigital.uy/qdol