El misterioso mundo de una cultura de singular identidad

    0
    0
    Enlace para compartir: https://elpueblodigital.uy/af0l

    La capacidad de adivinar el futuro mediante la lectura de manos, el arte de convencer, la vestimenta característica de sus mujeres y los rasgos inconfundibles son algunas particularidades de una cultura que no posee tierra propia, pero se extiende prácticamente en todo el universo y que aún mantiene sus ritos y tradiciones de tiempos inmemoriales: estamos hablando de los gitanos.
    EL PUEBLO tuvo la oportunidad de viajar directamente a Sao Paulo y vivir la experiencia con una de las comunidades más fuertes y numerosas del mundo, donde la opulencia, el refinamiento y las fiestas descomunales forman parte de su día a día.
    Miller “Milinho”, uno de los integrantes más importantes de la gran familia gitana, expuso las características más significativas que realzan una tradición enmarcada en la alegría y permanente clima festivo, pero donde se deben respetar a rajatablas normas, valores y reglas fundamentales de convivencia.
    No obstante se trata de una sociedad en donde prima la figura masculina.
    La mujer debe prestar obediencia a su marido y dedicarse exclusivamente a la crianza de sus hijos, a quienes inculcará las costumbres y el idioma romanés que es el propio de dicha sociedad.

    Los orígenes de la cultura gitana el valor de la
    unidad familiar

    El origen de los gitanos – también considerados como pueblo rom, roma o romaní – es hasta hoy motivo de controversias.
    Los primeros movimientos migratorios datan del siglo X, motivo por el cual mucha trascendental información se ha perdido.
    La pertenencia o no a la comunidad gitana es una cuestión disputada, pues no existe una delimitación clara dentro de la misma.
    Algunos gitanos viven integrados, haciendo que su cultura originaria se refuerce en los lazos de unión familiar. De allí que viven en “guetos”, poblados  y grupos que se distinguen y apartan de la sociedad predominante.
    En el caso de la sociedad gitana de Sao Paulo, no se caracterizan por tener una vida nómada, sino que están asentados en sus lujosas propiedades y hacen de ellas un culto a la estética y el buen gusto.
    La unidad familiar es un valor primordial y de gran arraigo en cualquiera de las castas del particular pueblo gitano.

    Sus costumbres y el realce
    permanente de la figura masculina

    Entre ellos practican básicamente el idioma “romanó” procedente de la familia indoeuropea, lengua que va enriqueciéndose con vocablos prestados de los países de estancia.
    Para los gitanos, lo que conforma la cultura es la lengua, sus normas y leyes que reconocen y aceptan como propias, en la medida que conforman las expresiones de su cotidianeidad.
    En cuanto a la costumbre que pudimos advertir, en las fiestas predomina el culto hacia la figura masculina.
    Son solamente los hombres casados que pueden sentarse alrededor de la mesa aderezada con los mejores manjares.
    Las mujeres permanecen alejadas de la misma y son las que deben servir y estar a disposición de las figuras patriarcales de mayor relieve.
    Los mancebos y niños no pueden formar parte de la conversación principal y deben dirigirse con respeto y sobriedad a las jóvenes gitanitas que aguardan para ser desposadas.
    Por lo general, éstas se casan muy jóvenes, a partir de los quince años, puesto que a los veinte ya son consideradas muy mayores.
    Los muchachos cautivados por alguna de las jóvenes, manifiestan su interés solicitando tomar un café con la familia.
    Si la chica se muestra atraída por él, se oficializa en romance y en poco tiempo se celebra el matrimonio.
    La palabra de los principales miembros de la familia es la que reviste mayor validez y es la respetada tanto por las hijas como por los hijos.
    Según la tradición, las gitanas no pueden concurrir a las escuelas o liceos comunes.  Por lo general, reciben instrucción mediante docentes particulares en sus respectivos domicilios, si bien su mayor aspiración es formar una familia.

    Las lujosas fiestas y  suculenta gastronomía

    En las fiestas gitanas de Sao Paulo – donde existe gran despliegue de lujo – sobre todo en el vestuario de las damas, que exhiben sus costosas joyas – reina la alegría, el baile y el gusto por el ritmo de cumbia y la plena.
    De allí que es usual que se contraten bandas uruguayas para amenizar las celebraciones.
    Las aptitudes musicales es una particularidad que se da en varios miembros de la familia, que son dotados de muy buenas voces y demuestran ejecutar con maestría diferentes instrumentos musicales.
    En cuanto a la comida, si bien es de rápida y sencilla preparación, predomina el preparado de fiambres, quesos y caviar, acompañados de buenos vinos y cerveza.
    La Berza Gitana es una de las pocas recetas que ha pasado desde las mesas más humildes a los grandes restaurantes.
    En su preparación entra la targamina (producto de la familia de los cardos), los garbanzos, las alubias, carne de cerdo, tocino, panceta, vetas de carne, morcilla, chorizos, apio, pimentón, comino y sal.
    Otro de los platos típicos es el tradicional potaje de Nochebuena (a base de habichuelas remojadas, garbanzos remojados y bacalao un poco desalado).

    Buen vestir y distinción

    La mujer gitana de clase alta tiene un gusto exquisito para vestirse, donde despliega femineidad, distinción y exhibe permanentemente sus joyas de oro puro como sinónimo de belleza y estética.
    Esta impronta se da tanto en las jóvenes como en las mayores que lucen sus hermosas y largas cabelleras.
    Las mujeres presentan un rol importante aunque secundario y es mayoritariamente la encargada de cuidar a la familia. Las niñas desde tierna edad comienzan a colaborar con las tareas del hogar.
    El padre y los hermanos ejercen sobre la vida de la mujer un estricto control (si bien esta postura ha ido cambiando con el tiempo) especialmente en la temporada de la juventud hasta el matrimonio, ésta debe obediencia a sus hermanos, aunque sean menores.
    La virtud de la gitana moza depende de su laboriosidad (son sumamente serviciales) virginidad y fidelidad a su marido.
    Otro aspecto valorado en la mujer gitana es su capacidad de tener hijos y si estos son varones, mejor aún. De esa forma su prestigio e influencia aumenta.
    En Sao Paulo existen casos de mujeres que están al frente de su familia y son las que dirigen a ésta.
    Para acceder a un buen reconocimiento por parte de la comunidad debe haber cumplido con la ley gitana, haberse casado virgen y sido fiel a su esposo toda la vida y haberse quedado sola al enviudar.
    Sus consejos pueden llegar a tener gran influencia en la familia.

    Los casamientos gitanos

    Si bien el matrimonio se basa en la permanencia de la pareja, se acepta la posible separación de los cónyuges por diversos motivos.
    Aunque la elección del futuro cónyuge es ahora casi libre, los padres suelen dar un consejos sobre cuál es, a su juicio, la persona más conveniente o adecuada.
    Si la boda es por el ritual gitano, toda la ceremonia girará en torno a la virginidad de la novia. Es típico el baile de los hombres de la novia en brazos, la separación espacial de ambos sexos durante este momento.
    En el banquete, los invitados van pasando uno por uno y dan billetes a los novios.
    Después, las mujeres ofrecen claveles a quienes han depositado dinero.
    Tras el banquete comienza el ritual propio de la boda gitana en sí, el yeli.
    Es el objetivo del día del enlace: comprobar la virginidad del la novia. Mientras en el salón los invitados bailan, algunas mujeres se desplazan hasta una pequeña sala para preparar el ritual del pañuelo.

    Manifestación de su arte

    Tienen una estética de raíz oriental, que se manifiesta en pequeñas cosas, como son: el vestir, la música, lo danza y sus poesías
    El baile flamenco es muy importante en la cultura gitana, con voces, movimientos bruscos, y complicadas melodías de la guitarra.
    Expresar los sentimientos, es importante en el flamenco; los gitanos bailan el flamenco para expresar su tristeza y felicidad.
    No es importante si un bailarín del flamenco no tiene técnica perfecta.
    Los bailarines dotados deben poder expresar sus sentimientos por medio del flamenco y transmitir esos sentimientos a su audiencia.
    La comunidad gitana de Río Grande do Sul y Sao Paulo (que es una de las más importantes y numerosas) tienen una especial predilección por el ritmo de cumbia y plena uruguayas y a menudo contratan grupos para sus diferentes celebraciones.
    Existen actualmente en América Latina, según datos de la Unión Romaní Internacional, cerca de un millón y medio de gitanos, de los cuales unos 800 mil viven en Brasil. A pesar de este considerable número, en la mayoría de ellos no se ha despertado la necesidad de afirmarse como pueblo. Muchos ocultan su origen, y otros prefieren afirmar de forma romántica que “mientras haya una estrella en el cielo, habrá gitanos en el mundo”.Durante los siglos XVI y XVII los gitanos fueron extendiéndose por todo Brasil, principalmente por los estados de Río de Janeiro, Sao Paulo, Bahía, Minas Gerais y Pernambuco.
    A partir de 1808, con la llegada de la familia real portuguesa, hubo una gran leva de gitanos, que en la corte de Joao VI en Río de Janeiro ejercían como artistas para el entretenimiento de las fiestas del rey, herreros y merinos (oficiales de justicia). Así pues, los gitanos fueron los primeros oficiales de justicia del país, y muchos del grupo Kalón aún ejercen hoy esa profesión en el Forum de la ciudad de Río de Janeiro.

    Significado de aprecio y amistad

    Para la familia gitana invitar a una persona a tomar un café en su residencia da muestra de aprecio y símbolo de gran amistad.
    Delante del café caliente se tratan los asuntos de familia, negocios y los acuerdos de matrimonio.
    Las fiestas duran hasta altas horas de la madrugada e inclusive días; los principales motivos de celebración son los cumpleaños, casamientos, compromisos y noviazgos. A su vez, cuando muere un miembro de la familia, al tercer día se realiza una reunión donde se come el plato preferido que solía comer la persona en vida.
    En cuanto a la religiosidad, cada familia o integrante puede profesar la religión de su preferencia; existen gitanos católicos o protestantes, incluso algunos fundan sus propias iglesias.
    La gran mayoría de las mujeres gitanas dueñas de casa se dedican a la cartomancia, al tarot y a realizar trabajos para favorecer a las parejas, fortalecer a la economía y a la salud y con su aporte, colaboran con el entorno familiar.
    Los jóvenes generalmente trabajan en los negocios y en las empresas paternas.

    ¡Ayúdanos! ¿Qué te pareció este artículo?
    +1
    0
    +1
    0
    +1
    0
    +1
    0
    +1
    0
    Enlace para compartir: https://elpueblodigital.uy/af0l