El desafío asumido

    0
    0
    Enlace para compartir: https://elpueblodigital.uy/e9bj

    Una de las cosas más claras y contundentes que arroja el resultado de esta segunda vuelta es que en un solo país conviven dos ideologías perfectamente determinadas y bien diferentes, que tienen casi igual cantidad de adherentes.
    El resultado del reciente “Ballotage” confirma que existe una gran masa de uruguayos “centristas”, capaces de correrse entre derecha e izquierda, según lo que más le convenza. Es la única explicación lógica para entender porque casi 150 mil uruguayos cambiaron su voto en menos de un mes. Es que éste péndulo es altamente sensible y cualquier hecho (comunicado o manifestación) que se vea como radical, puede cambiar las cosas. A punto tal que faltó muy poco para se diera vuelta un resultado que todo indicaba sería contundente.
    Esto obliga a pensar en tender puentes, en acercamientos, en dejar de lado posiciones soberbias y clasistas para pensar en convencer y no en imponer, en construir escuchando y atendiendo las opiniones ajenas, para tratar de entender y conocer la situación de cada uno y no decretando y obligando porque es este el país que tenemos que forjar entre todos. Suturar, acordar y no imponer es lo mejor que podemos hacer.
    La democracia uruguaya, que tanto nos enorgullece no escapa a la realidad que se vive en otras zonas. La diferencia – por el momento al menos – radica en que todas las discrepancias se dirimen en las urnas, a la uruguaya y se cuenta con el respaldo de una Corte Electoral que ofrece las mayores garantías para todos.
    La situación que tenemos hoy en nuestro país pone a prueba el sistema. Los principales problemas y la mayor preocupación de los uruguayos, tiene que ver con el trabajo, la seguridad y la economía. El compromiso asumido por el ganador de las elecciones, es encarar las soluciones para estos temas, cosa que no será fácil ni mucho menos si no se cuenta con el apoyo de la mayor parte de los uruguayos.
    La mayoría de los uruguayos ha depositado su confianza en la propuesta encabezada por el Dr. Luis Lacalle Pou y la responsabilidad es grande. El hecho de haber encabezado una coalición deja expuesto al nuevo gobierno a acuerdos y exigencias que no siempre serán fáciles de satisfacer ni mucho menos de dejar a todos los participantes satisfechos.
    Esto obligará a ceder por parte de cada uno de los sectores que integran esta coalición, parcialmente sus posiciones. Hoy todo se ve lograble y se exhibe una buena disposición, pero lamentablemente las experiencias a nivel internacional no indican lo mismo.
    Hoy es tiempo de cambios. Fundamentalmente el interior ha encomendado este cambio a quienes ha considerado más convincente para llevarlo adelante. Es de esperar que la decisión no sea equivocada porque en ello nos va la suerte de todos los uruguayos.
    A.R.D. 

    ¡Ayúdanos! ¿Qué te pareció este artículo?
    +1
    0
    +1
    0
    +1
    0
    +1
    0
    +1
    0
    Enlace para compartir: https://elpueblodigital.uy/e9bj