El camino correcto

    0
    0
    Enlace para compartir: https://elpueblodigital.uy/qsy3

    a consultoría  acordada por el Ministerio de Turismo y el Banco Interamericano de Desarrollo sobre “Mejora de la Competitividad de los Destinos Turísticos”, que incluye la “re ingeniería de la región termal”, nos parece lo más razonable y acertado que hemos visto en décadas en este rubro.
    Es más, desde la década del 90 pregonamos en estas columnas por darle a nuestras termas un orden y una planificación adecuada a lo que se pretende de este atractivo turístico.
    Nadie puede ignorar que en el pasado se han cometido verdaderos atropellos contra el entorno, sobre todo en Termas del Daymán. El crecimiento desordenado no sólo complicó lo urbanístico, sino que en buena medida convirtió al lugar en una pequeña ciudad, donde la aglomeración cambió las características de paz, sosiego y tranquilidad que eran características de este centro termal.
    El manoseo político con que creció la oferta de servicios allí determinó que hoy se tengan innumerables dificultades por temas que no han sido resueltos debidamente.
    Daymán sigue sin tener saneamiento, sin tener agua potable, sin tener otros servicios vitales a la hora de darle al turista todo lo necesario para una estadía con la comodidad que requiere.
    El proyecto del BID – Ministerio de Turismo es el punto de partida exacto. Diagnosticar, conocer, saber lo que tenemos entre manos, qué potencialidad tiene y de qué forma podemos mejorarlo y potenciarlo, es lo correcto.
    Se ha recurrido a una consultoría extranjera con probada capacidad en la materia, se ha acompañado el proyecto con una partida de dinero disponible para encarar la o las obras que se determinen como prioritarias por parte de todos los actores, estos es públicos y privados, una vez que se concluyan los estudios de la consultora.
    Caminar sobre el conocimiento “científico” como se ha dicho, es lo mejor que puede hacerse. De allí que nada mejor que lo que se está haciendo.
    Por el momento seguramente que los recursos dispuestos no son muchos, ni suficientes, pero es un comienzo y en buena dirección.
    Ojalá este tipo de emprendimientos fuera fruto de verdaderas  políticas de Estado, porque necesariamente deben estar por encima de la voluntad de los gobernantes de turno.
    Nos alegra que se haya asumido la dirección correcta.
    g

    ¡Ayúdanos! ¿Qué te pareció este artículo?
    +1
    0
    +1
    0
    +1
    0
    +1
    0
    +1
    0
    Enlace para compartir: https://elpueblodigital.uy/qsy3