El cambio del huso horario

    0
    0
    Enlace para compartir: https://elpueblodigital.uy/mciu

    Por estas horas hemos oído replantear la polémica sobre la justificación o no de la modificación del huso horario durante varios meses en nuestro país.
    De acuerdo a las cifras proporcionadas por UTE, la energía ahorrada con esta medida es de poco más de 3 millones de dólares. Esto significa poco más de un dólar por habitante del país en cinco meses.
    Así vistas las cosas, significa que si cada uruguayo se impusiera apagar una lamparilla de su domicilio durante estos meses, ahorraría lo mismo o más aún, sin trastocar nada.
    No se puede obviar que el cambio de hora produce por lo menos una cantidad de entorpecimientos de diversa índole, sobre todo en la gente que trabaja desde temprana hora, dado que muchas veces debe salir de su casa de noche aún y la luz que ahorro en la noche probablemente deba gastarle, al menos en parte para alumbrarse a la madrugada.
    En otros casos, los comercios que trabajan con el turismo, sobre todo en el rubro de restoranes, ven complicarse su actividad, debido a que los visitantes permanecen en la playa hasta que cae el sol, no antes de las 21 y esto determina que los restaurantes que habitualmente abren a esta hora, deban correr una hora más el inicio de actividades nocturnas y por lo tanto también el cierre de las mismas.
    En este contexto, todo indica que es muy cuestionable la utilidad de la medida.
    Ahora bien, nadie puede discutir que todo ahorro, viene bien, por pequeño que sea, si forma parte de un plan de ahorro energético, quizás conformado por varios ahorros pequeños.
    Esto es,  si junto al ahorro generado por el cambio horario, se hacen otros ahorros, como el cambio de bombillas eléctricas por las de bajo consumo y la compra de artefactos eléctricos denominados de consumo “inteligente”, en lugar de otros que consumen más, es innegable que estamos generando ahorros más importantes.
    En lo personal no somos partidarios del cambio de hora de por sí, dado que entendemos que no hay nada mejor que vivir de acuerdo a la naturaleza y el huso horario, vaya a saber impuesto por quien, es el que hemos conocido desde siempre. A él nos hemos adaptado y es en el que sentimos que mejor nos desempeñamos.
    De todas formas, si se trata de una medida justificada en bien de todos, siempre estaremos dispuestos a asumirla, como también estamos dispuestos a asumir el cambio de bombitas, por la de menor consumo.
    Se trata entonces de determinar si realmente en estos casos, es más lo que se gana que lo que se pierde y no sólo en materia económica.

    ¡Ayúdanos! ¿Qué te pareció este artículo?
    +1
    0
    +1
    0
    +1
    0
    +1
    0
    +1
    0
    Enlace para compartir: https://elpueblodigital.uy/mciu