Diferentes formas de discriminar,
¿se debe a nuestros prejuicios?

0
0
Enlace para compartir: https://elpueblodigital.uy/3ba0

Hablamos de discriminación cuando se produce una restricción o negación en cualquier ámbito, sea público o privado, que limite o anule el goce de un Derecho Humano. ¿Por qué se discrimina? ¿Por qué se da un trato desigual? ¿Por nuestros prejuicios? ¿Porque nos obliga a enfrentarnos a temas que no tenemos resueltos? ¿Por qué nos cuesta integrar lo desconocido, no somos abiertos a lo nuevo que se nos presenta? Es más fácil lidiar con lo conocido, lo socialmente aceptado, no salir de nuestra forma de confort, no enfrentarnos a lo nuevo, eso significa un esfuerzo mayor. Existen varias formas de discriminar, pudiendo haber ocasiones en las que se superponen.

Llevándolo al plano de las personas con discapacidad en la educación, podemos observar, la discriminación directa, que se produce cuando una persona recibe un trato menos favorable que el que recibe otra persona en situación similar, cuando por ejemplo se les piden para ingresar al centro educativo, requisitos que a los demás niños no. Requisitos como, ingresar a sus hermanos al mismo centro o pedirle un asistente. La discriminación también puede darse de forma indirecta, esto sucede cuando una disposición, en apariencia neutra, provoca una desventaja particular a una persona o la coloca en una posición de desventaja. Por ejemplo a la hora de presentar un trabajo, exigir una precisión de trazo, a sabiendas de que en el alumnado tengo una persona con dificultad motriz en sus manos. O se exige un trabajo a entregar solo de forma escrita, habiendo algunos alumnos con discapacidades intelectuales que afectan su escritura. En ambos casos pareciera justo, ya que se solicita el mismo trabajo presentado de igual forma, pero si tenemos en cuenta la realidad del alumnado, no lo es. Se está dejando en desventaja a alumnos por aquello que forma parte de su identidad. La discriminación estructural, a mi entender, es la peor de todas, se da cuando la restricción, negación o exclusión se encuentra naturalizada por la sociedad, al punto de tornarlas invisibles. Tanto así que hasta el marco legal pareciera letra muerta. Necesitamos caminar hacia una igualdad con equidad, en beneficio de la sociedad toda.
“La noción de igualdad se desprende directamente de la unidad de naturaleza del género humano y es inseparable de la dignidad esencial de la persona, frente a la cual es incompatible toda situación que, por considerar superior a un determinado grupo, conduzca a tratarlo con privilegio; o que, a la inversa, por considerarlo inferior, lo trate con hostilidad o de cualquier forma lo discrimine del goce de derechos que sí se reconocen a quienes no se consideran incursos en tal situación de inferioridad. No es admisible crear diferencias de tratamiento entre seres humanos que no se correspondan con su única e idéntica naturaleza”. Corte Interamericana de Derechos Humanos.

Arq. Irene Barla Zunini. Dipl. en Innovación y Creatividad en Educación. Dipl. en Defensa Internacional de DDHH. Dipl. en Diseño de Políticas Públicas. Dipl. en Inclusión Social y Acceso a Derechos.

¡Ayúdanos! ¿Qué te pareció este artículo?
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0
Enlace para compartir: https://elpueblodigital.uy/3ba0