Buscando trabajo en un departamento con alto índice de desempleo

0
7
Enlace para compartir: https://elpueblodigital.uy/dw0x

Salto hoy

Buscar trabajo en un departamento, como Salto, con un alto índice de desempleo desde comienzos del actual siglo, no ha sido, ni es, tarea fácil, y sin la certeza, siquiera, de coronar con éxito el intento.

Y esto sucede a los jóvenes que se asoman al campo laboral, a los de mediana edad a los que se les terminó la zafra o simplemente que quieren contar con mejores perspectivas en otro empleo más remunerativo y a los veteranos, que aunque ya se jubilaron, deben volver al trabajo porque con lo que perciben no les da para vivir.

Salto, en lo que va del Siglo XXI siempre estuvo por encima de la media nacional de desempleo, aún en tiempos de vacas gordas hasta este presente donde todo, o casi todo, se trae desde Argentina, donde miles de dólares se vuelcan en comercios de la vecina orilla, dada la gran diferencia cambiaria, y de este lado, se cierran puertas, mandan trabajadores al seguro de paro o se los despide porque ya no se puede sostener la situación.Se dice que el desempleo en Salto ronda el 13,1% equivalente a 8.700 personas, pero otras estimaciones,sin el rigor de los porcentajes que arrojan los estudios de expertos, pero con la realidad de ver muchas manos ociosas en los barrios, señalan que hay más de diez mil personas sin empleos, que las zafras ya no rinden como antes, que son más breves y que muchos salteños están “ocupados”, con remuneraciones que a veces no permiten, “parar la olla”, “llevar el puchero a casa”, “hacer la diaria”.

Tribulaciones y lamentos de los jóvenes

Y los jóvenes en Salto se asoman al campo laboral por varios factores; por deserción estudiantìl, en un alto porcentaje, por la necesidad familiar de contar con un dinero más porque se hace imposible vivir con el sueldo de los mayores, por la necesidad de tener su propio dinero para comprarse la ropa o para salir, con su pareja, con amigos, para ir a un baile, una pizzería.

“Tengo un hijo/a que necesita trabajar, si sabés de algo, me avisás”. Mas de una vez hemos escuchado estas palabras de la boca de un vecino, de un amigo, de un familiar, o la hemos pronunciado, nosotros mismo. Y en ese querer ayudar a que se logre el propósito de conseguir un empleo,muchas veces, y es tendencia en los últimos tiempos escuchar…”Mirá, fulano tiene trabajo, o precisa gente, pero es difícil que le de empleo a un jovencito él dice que ha tenido malas experiencias últimamente al darle empleo porque los jóvenes faltan, se duermen, se resfrían,o llueve, y ya no van a trabajar. Por lo que sé muchos patrones piensan igual y prefieren contratar a personas de treinta años en adelante, porque son más responsables”.

El comentario generalizado también con vecinos, familiares y amigos, es que los jóvenes deambulan sin suerte de comercio en comercio, ofreciéndose para trabajar, dejando curriculum, muchas veces poco elaborados, sin datos esenciales, con el agravante que en ciertas empresas les dicen que los envíen por correo electrónico y cuando lo hacen sus sueños duermen meses en la bandeja de entrada, sin ser abiertos. También se producen dudas cuando las empresas tienen màs de un correo electrónico y en la incertidumbre, el joven envía a todos los que se ven en la web.

“No hay nada peor que te lleguen 4 o 5 emails a tu correo reenviados desde otros departamentos con el mismo cv que ya te ha llegado a ti a tu email de recursos humanos de esa empresa. Si no ves un email de RRHH y solo se facilita el genérico de [email protected], es mejor que no lo envíes a ese”, dice un experto en el tema, y agrega: “Otro fallo que con las prisas uno no se da cuenta es el darle a reenviar al último e-mail que enviaste… (pensando que como ya tienes adjunto el archivo te ahorras trabajo). Si haces eso me indicas que no solo no personalizas cada asunto o cuerpo del email que envíes sino que además yo (como empresa) soy tu segunda opción. A todos nos gusta sentirnos especiales y únicos, al ver el [RE:] en el asunto del email ya estás diciéndole eres mi segunda opción…”.

Y si los jóvenes tienen estos problemas, cuando buscan empleo,los treintañeros, los cuarentones y cincuentones, no le van en zaga, ya que muchos piensan que si no trabaja con esa edad, si se quedó sin empleo, si acepta cualquier labor, es porque no es tan bueno para desempeñar labores o es conflictivo,o tiene poco apego al trabajo o ya no tiene las fuerzas suficientes para cumplir tareas, “esta empresa necesita gente fuerte”, “buscamos trabajadores con estudio y no tanto con fuerza bruta”, “el perfil de trabajadores que perseguimos es distinto al suyo”, “queremos formar profesionales nuevos”, y frases por estilo reciben muchos de los que buscan empleos, y sino, esas lapidarias frases, “no hay vacantes”, “estamos más para cerrar que para seguir”, “como está la cosa, vamos a terminar trabajando mi señora y yo,nada más”, “no tengo ni trabajo para mis hijos”, “está todo parado”.

Muchos salteños dicen que cuando transitemos el año 2024, como por arte de magia, van a surgir propuestas de fomentar el trabajo en el departamento…Pero, eso es harina de otro costal.

¡Ayúdanos! ¿Qué te pareció este artículo?
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0
Enlace para compartir: https://elpueblodigital.uy/dw0x