Las Termas del Arapey cumplieron 80 años

0
0
Enlace para compartir: https://elpueblodigital.uy/qbdk

1941 – 5 de enero – 2021

yer, 5 de enero, se cumplieron 80 años del hallazgo de agua termal en la zona de Arapey. Allí está, nada menos, que el origen de las «Termas del Arapey», hoy consolidadas como centro turístico de referencia en Sudamérica.


Es el complejo termal más antiguo de nuestro país, y el que posee actualmente mayor infraestructura teniendo en cuenta, por ejemplo, cantidad y variedad de piscinas (convencionales, techada, deportiva, semicubierta), todo integrado en un predio de más de 250 hectáreas. Cabe agregar que quien llegue a este centro turístico, ubicado a unos 90 quilómetros de la ciudad de Salto, encontrará además una magnífica infraestructura de alojamiento, que incluye hoteles de 5, 4 y 3 estrellas, así como una completa oferta de bungallows y moteles, que en su totalidad superan las 2.000 plazas. Debe sumarse a esto, una amplia zona de camping. Y como si fuera poco: cine, un museo, áreas comerciales, centro de asistencia médica, zona deportiva y un parque infantil, entre otros servicios.

UN POCO DE HISTORIA
¿Qué pasaba hace 80 años? Cuenta la historia que el 5 de enero de 1941, alrededor de las 4:00 de la mañana, un niño que vivía por allí se despertó asustado con los gritos que daba un grupo de obreros que desde meses antes (es decir desde 1940) venían excavando el suelo con grandes máquinas. Los gritos que despertaron al niño decían: «¡Petróleo, petróleo, lo encontramos!».
El niño era Samuel, hijo de don Marcos Sitrín y Fanny Voscoboinik, matrimonio que vivía en Arapey al frente de un pequeño almacén con paredes de barro. Y los obreros eran trabajadores del Instituto Geológico del Uruguay, que había comenzado tareas de perforación en busca de hidrocarburos. Evidentemente, lo hallado no era petróleo sino agua termal que brotaba con imponente fuerza.
Cuando los vecinos supieron de las características del agua encontrada, en especial de sus propiedades medicinales, solicitaron al mencionado Instituto que se les permitiera disfrutar de la misma. Por seguridad, en ese momento estaba prohibido el ingreso de particulares al predio donde se desarrollaban los trabajos de perforación.
Aquí comienza entonces a cobrar protagonismo Don Marcos Sitrín, a quien perteneció la idea de construir una piscina para uso de los vecinos. Solicitó a Barbieri & Leggire, el emblemático comercio de la Zona Este, los materiales de construcción y la obra comenzó. Todo costeado por el propio Sitrín, un verdadero visionario.
Esa primera piscina fue pensada para personas adultas, con una profundidad de 1,40 metros, pero con una parte también para niños, con una profundidad de 0,50 metros. Hoy es conocida como «la piscina techada» y desde hace algún tiempo, como lo indica una placa recordatoria, lleva merecidamente el nombre de «Don Marcos Sitrín».

EL ANIVERSARIO Nº 80
EN PLENA PANDEMIA
La pandemia del Coronavirus y todo lo que ella implica, sin dudas genera el marco –sumamente inusual por cierto- en que se recuerdan los 80 años de este nacimiento, con medidas sanitarias que permanentemente se van actualizando conforme transcurre el tiempo y avanza la pandemia, desde marzo del año pasado. Cada hotel, restaurante y demás establecimientos cumplen con los protocolos específicos que han sido creados para cada rubro. Pero además, entre las medidas más notorias, está el hecho de que ya no se venden entradas por el día y solo ingresan al predio quienes previamente contrataron alojamiento. No está habilitada la zona de camping y se intenta un estricto control en cuanto a la documentación de toda persona que llegue al lugar.
Tanto la Coordinadora de Turismo de la Intendencia de Salto, Lic. Andrea Malvasio, como el propio Intendente Dr. Andrés Lima han venido explicando las diferentes medidas adoptadas. Malvasio señaló además que los funcionarios trabajan en dos turnos, con un corte en el medio, y que se viene llevando a cabo un control de calidad de las aguas, trabajo en conjunto entre la Intendencia y la Universidad de la República.

EL PROBLEMA DEL ACCESO
Hoy, a 80 años del nacimiento de este centro turístico, si algo queda en el debe -aunque puede que no sea lo único-, es la reparación del camino «Raúl Gaudín», de unos 18 quilómetros de extensión, conocido como «camino de acceso a termas», es decir, el que conduce desde Ruta Nacional Nº 3 hasta el complejo termal en sí.
Ha pasado más de una administración departamental y el problema continúa, al punto que es coincidente el reclamo de cientos de salteños y turistas para que sea arreglado lo que califican como «camino casi intransitable». Es verdad que se han hecho arreglos, pero muy poco han durado. En el nuevo período de gobierno departamental, que se inició hace menos de dos meses, está nuevamente la promesa de reparación. Es de esperar que llegue pronto, es lo deseable por el bien de un lugar que es orgullo de Salto, del país y de toda la región.
Jorge Pignataro

¡Ayúdanos! ¿Qué te pareció este artículo?
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0
Enlace para compartir: https://elpueblodigital.uy/qbdk