La polifacética vida de Norma Irinitz Dalmao

0
0
Enlace para compartir: https://elpueblodigital.uy/vtr5
¡Ayúdanos! ¿Qué te pareció este artículo?
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0

Cocina, danza, música, poesía y muchos viajes…

Cocina y enseña a cocinar, baila folklore, estudia, escribe poemas, y muy especialmente viaja…Ha viajado y viaja muchísimo. Es jubilada de UTE, se llama Norma Irinitz Dalmao y nació en Barrio Artigas el 5 de noviembre de 1947. A los 75 años, a todo lo que hace ha decidido sumarle ahora clases de Órgano y Reciclaje de Aluminio. Sobre varios aspectos de tan polifacética vida conversó con EL PUEBLO para nuestro Al Dorso de hoy:

1- Muchos años trabajando en UTE, ¿verdad?
A los 17 años me fui a Montevideo, a trabajar y a estudiar. Estudié en UTU Secretariado comercial y luego Administración de Empresas. Resulta que UTE envía a UTU un llamado, me presenté, salvé el concurso y entré en Contabilidad Central, 3er. piso del Palacio de la Luz, como Encargada de la correspondencia del interior. Trabajé 15 años, con muchas horas extras en diferentes unidades. Realizaba todos los cursos de capacitación en UTE, administrativa y técnica. Aprendí Electricidad y Técnico en Seguridad e Higiene en el Trabajo, este curso me sirvió para trabajar en UTU como docente. Luego solicité traslado para Salto y aquí concursé para la Secretaría de la Gerencia de Distribución, en 8 de Octubre y Osimani y Llerena, donde trabajé 18 años, primero con el Ing. José Caram y luego con el Ing. Lauro López; en total, 33 años trabajados en UTE.

Liliana Castro Automóviles

2- ¿Cómo surge la Gastronomía en su vida?
En UTE nos sugieren que continuemos estudiando. La mayoría se fue a Facultad de Economía. Yo fui a UTU que quedaba a una cuadra del Palacio de la Luz y estudié Cocina y Panadería, curso nocturno. Trabajé en un emprendimiento propio. Hacía trabajos de organización de empresa Gastronómica. Aquí en Salto presenté aspiración curricular en el área de Gastronomía. Al año siguiente me llaman de UTU para elegir horas y comencé a dictar clases, también me inscribí en el curso de Formación Docente que habilitaba a dar clases…Aspiré a una beca en el Centro de Panaderos en Montevideo y realicé una capacitación en Panadería. Luego hice el curso de Alta Gastronomía, Chocolate en IGA en Concordia, en IGA Salto el curso de Pastelería…Luego hice un curso de Seguridad en la Alimentación, en Facultad de la Alimentación (Concordia).

3-Sabemos que ha participado en varios eventos, ¿algo en especial que recuerde ahora?
Muchas cosas…Siendo estudiante de IGA se realiza el Guiso Carrero más grande del mundo. Fue en el Hipódromo de Salto. Luego se realizan varias actividades solidarias en IGA, me proponen trabajar y allá fui a colaborar en forma voluntaria. Así me vinculo con la gente de CocinArte de Paysandú, me llaman para integrar el Staff de CocinArte y hasta el momento lo integro….Podría hablar además del Curso de Caramelo en Bs. As., en la Escuela de Goñi. Y de todos los cursos dictados…

4-Hablemos entonces de esos cursos que ha dictado en Salto…
Se llamaban Cursos Móviles, eran en diferentes barrios. Trabajé en Don Bosco, Escuela Nº 14 de Bo. Artigas, en el CAIF de La Chacrita…Estos cursos generalmente se dictaban de noche, porque la gente trabajaba. Luego de jubilarme le dedicaba más hora a la docencia, trabajaba en UTU de Pueblo Belén, luego en Villa Constitución donde fui cofundadora del anexo de UTU, Liceo 1 de Paysandú, Pueblo Constanza, Liceo de San Antonio, Escuela Nº 19 de Pueblo Lluberas. Excelente trabajo con vecinos de otros pueblitos y padres de alumnos…En este pueblo un maestro de otro pueblo realizó el curso, y yo un curso voluntario, de interés de la comunidad, de Chocolate y Caramelo, los interesados me pagaban el pasaje.

5-¿Qué puede contar sobre su actividad en las Danzas Folclóricas?
Siempre admiré al grupo Ibirapitá; cuando decidí ingresar a estudiar con ellos, Eduardo Piñeyro me dijo: “si no trae pareja, no venga”. Cuando me jubilé comencé en el taller no curricular de Danzas Folclóricas en la Escuela de Administración y Servicios. Comencé dos años antes de la pandemia, y se suspendió en pandemia. Me gusta el Gato y la Chacarera, aunque todas. Cuando se retoma vuelvo al taller de UTU y me inscribo en Transitando Huellas. Es algo que me gusta, hay que estudiar, practicar mucho, y mis 75 años me traicionan de vez en cuando (risas)… Me gusta ver los grupos de danza folclóricas que hay en Salto, cada uno con su estilo. He participado en todos los talleres de profesores del Sodre que han venido este año a Salto. Son muy diferentes a lo que estamos acostumbrados, pero se aprende y disfruta de lo nuevo, de los cambios y novedades.

6- ¿Y de la incursión en la poesía qué nos dice?
Escribo desde que estaba en 1ro. de liceo. Recuerdo un escrito de Idioma Español, la profesora escribió un título en el pizarrón, pasó por mi asiento y tenía la hoja en blanco. Me dijo: “¿No vas a escribir nada? ¡Es un escrito!” Le hice un hermoso poema al Río Uruguay…¡me salvó! Publiqué en una revista cultural que había en el Palacio de la Luz, participaba en espacios culturales en UTE…En Salto participé en todos los encuentro de poetas que realizaba el CERP, donde conocí varios escritores salteños y del Uruguay todo. Participé en varios eventos que realizaba Diario El Pueblo, obtuve mención especial y en los que realizaba Escritores del Interior un 2do. Premio. En 2002 publiqué mi libro “Naranjo en Llamas” y en el 2004 segunda edición; también “Al borde del desborde”.

7- Es una persona que ha viajado mucho. Le damos libertad para que cuente…
A los 22 años realicé uno de los mejores viajes, fui de mochilera, de Salto a Concordia, Cochabamba, casi toda Bolivia, lago Titicaca…Tomé agua del lago y después me entero que estaba contaminada, pasamos en chalana, pero aquí estoy (risas)…Viajaba en ómnibus, en alguna oportunidad en avión, dormía en albergues, comía en la calle comida auténtica de cada lugar. Luego llegué a Perú; visité varias reservas indígenas. De la Embajada me llevaron a la Embajada de Cuba a sellar y rehacer el trámite de entrada a Cuba desde Perú, porque solo tenía de Uruguay a Cuba. Visité playas; la Universidad de Oftalmología donde le llevé plata a una chica que estudiaba Medicina, hermana de una amiga del Palacio de la Luz; visité la casa de Hemingway; visité escuelas; plantaciones y refinería de caña de azúcar; una Escuela Superior que funcionaba como UTU… Cuando llego al aeropuerto me sacan toda la plata, no se podía sacar plata cubana, yo no sabía. Les hablé y me dejaron unas monedas. Llego a México, cultura totalmente diferente, a visitar toda la parte histórica, pirámides, centros históricos, plantaciones de maíz… Y fin de mi mochi-viaje (risas)…

8-Pero también ha viajado para estudiar…¿Europa puede ser?
Primero España…Llego al aeropuerto y ¡pasaporte vencido! Regreso a Salto y viajo sola, llego a la Universidad de Salamanca y realizo un curso de nuevos aprendizajes para niños con capacidades diferentes, pero en el área Cocina. Luego Italia, en bus y tren, torre inclinada (Pisa) que no pude enderezar (risas)…, Vaticano, Piedad de Miguel Ángel con tremenda emoción, Virgen Negra…Encontramos una familia uruguaya en una de esas calles chiquitas y nos dieron una carta para unas personas de Montevideo. En ese viaje conocí a mi profesor de Música Silvio Previale y familia.

9-Claro, y luego estudia Acordeón y viaja con ellos, ¿es así?
Fuimos a Centroamérica con Acordeones del Uruguay, viaje de placer y conocimiento. Visita a varios centros educativos. También a España, visitamos universidades y teatros; Francia, ¡París, qué belleza! Nos caminamos todo, teatros, lugares turísticos, palacios, centros culturales. En este viaje fue la Prof. Silvia Montaña y unos alumnos que bailaban en las presentaciones.

10-Insisto con la capacitación en el exterior, ¿cuál ha sido principalmente?
En la Universidad Autónoma de Barcelona me capacité en comidas españolas y del mundo. Cuando llego al aeropuerto me encuentro con dos chicos que los había conocido en UTU de Salto y una chica de IGA Salto, armamos un lindo grupo. También había estudiantes de San José en nuestro grupo. Allí conocimos a mucha gente, estudiantes, de todo o casi todo el mundo. En esa Universidad hay una Sala de Música, con muchos instrumentos musicales para cuando tienen libre. Hermosa Universidad y hermosos recuerdos. El año pasado viajé otra vez con Acordeones del Uruguay a España, Italia y Portugal…En esta oportunidad lo que más disfruté fue el viaje en góndolas en Venecia, con nuestro acordeonistas tocando el acordeón. Además con la Asociación de Secretarias viajamos a Buenos Aires, Costa Rica, EEUU y Santo Domingo, a los congresos de capacitación en el área de Secretaría.

¡Ayúdanos! ¿Qué te pareció este artículo?
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0
Enlace para compartir: https://elpueblodigital.uy/vtr5