El naufragio de los mayores y la deuda a los cuatro vientos. ¿La selección del peor entorno?

    0
    0
    Enlace para compartir: https://elpueblodigital.uy/qgzn

    “Es para agarrarse la cabeza y dársela contra el suelo”, en el decir de uno de los neutrales de la Liga Salteña de Fútbol, el sábado a la noche en el Dickinson, cuando se impregnaba la duda en torno a jugar o no jugarse el partido frente a Tacuarembó, para resolver quien de los dos avanzaba a la instancia final del Torneo del Litoral Norte. Ocurre que ya a esa altura, las tribunas se despoblaban por la furia de la lluvia y Tacuarembó revelaba el interés de irse o irse en caso de suspensión del partido, “porque a las 4 de la mañana tenemos que entregar el ómnibus que contratamos”.
    O sea, en claro que el partido se iría a jugar y la recaudación no menos que miserable. Lejos, bien lejos, de la ambición-ilusión de las autoridades de la Liga Salteña de Fútbol. Cuando Luis Fábregat, ordenó el inicio del juego, la dirigencia liderada por Juan Kutscher, admitía el golpazo de la situación adversa. Lluvia, tormenta, viento, descargas eléctricas…. cuántos aficionados para jugarse a la tentativa de permanencia en las raleadas tribunas?.
    LOS OBJETIVOS
    DESVENTURADOS
    Al fin de cuentas, la noche final de la selección, perdiendo en la cancha y en las boleterías. Derrota en toda la línea.
    Acabada y terminante sumisión de los fines.
    Los objetivos desventurados.
    Y el hecho es que pese a los resultados salientes de la selección de mayores, sobre todo en condición de visitantes. No faltan quienes admiten que “fue la de peor entorno”, de varios años a esta parte.
    Una combinación sin amparo de los clubes, con limitada cohesión entre los integrantes del plantel y la mayoría de los medios de comunicación y por más que Luis Cavani apostó a su arenga, le costó encontrar eco en los receptores. Puntuales críticas asimismo para el desplante que sufrieron quienes tentaron aproximarse a ese mismo entorno de la selección.
    Uno de los jugadores más ascendentes del combinado le confió a EL PUEBLO su certeza, en cuanto a que “nos costó meternos en el corazón de la gente, porque para colmo, este es un campeonato que cada vez importa menos”. No pocos futbolistas admiten que el Litoral Norte de ahora, no es el Litoral de antes.
    Los fuegos que se han extinguido…
    “LOS CLUBES NO
    MUEVEN UN DEDO
    POR LA SELECCIÓN”
    Los análisis no han faltado. Por lo menos los primeros. La deuda-déficit que se genera ahora por lo acontecido con el combinado, pero también al desnudo la comprobación.
    La misma que refrenda la ausencia de omisión de los clubes en cuanto a los clubes, “porque no mueven un dedo por la selección. Salvo Salto Uruguay que puso a su disposición la sede, muy pocos más. A las prácticas, no se los ha visto a los delegados, por lo menos para saber algo de lo que pasa. Puede asegurarse que este fue el peor entorno de la selección. Una selección sin apoyo cuando ha jugado de visitante”. Los penales en la noche tormentosa y la eliminación posterior, acaso la herida abierta por un apostar solo a media luz?.

    ¡Ayúdanos! ¿Qué te pareció este artículo?
    +1
    0
    +1
    0
    +1
    0
    +1
    0
    +1
    0
    Enlace para compartir: https://elpueblodigital.uy/qgzn