“Dame tu mano”

    0
    0
    Enlace para compartir: https://elpueblodigital.uy/4ah7

    Héctor Ariel Mogliazza Mello y el proyecto de resiliencia infantil

    “Lo mejor que le puede pasar a un maestro es iniciarse en una escuela rural”

    aldorso010909Es uno de los gestores del proyecto de Resiliencia Infantil “Dame tu mano”, que se lleva a cabo desde hace casi dos años en la Escuela No. 92 del Barrio Quiroga, proyecto integral que abarca todos los aspectos del desarrollo del niño y su entorno familiar y afortunadamente los resultados son muy satisfactorios.
    Héctor Mogliazza (41)  decidió ser docente por su vocación y luego de un significativo camino recorrido en la enseñanza aspira a un cargo como inspector.
    Es padre de tres hijos; Georgina (10), Miguel Angel (7) y Paula (16) y su esposa Stella Borghi, también es maestra.
    Sostiene que un docente al dar sus primeros pasos de carrera docente debe foguearse en una escuela rural, ámbito en el cual se rescatan las más valiosas experiencias.
    Considera que la escuela no es un ámbito generador de violencia “sino que la padece”.

    Un salteño descendiente de bisabuelos italianos

    Nació en Salto y su familia es lugareña, si bien su bisabuelo nació en Italia y a su llegada al país se especializó en la rama de la construcción.
    Sus recuerdos infantiles se trasladan a los 25 de diciembre que era la fecha más importante de reunión familiar, pues su mamá y abuelo cumplían años  el mismo día.
    “Era muy lindo…. nos juntábamos una cantidad de parientes, disfruté de una niñez feliz que transcurrió en el barrio Progreso”.
    Mogliazza es el tercero de cuatro hermanos (tres varones y una mujer).
    Sus estudios primarios los cumplió en el Colegio Parroquial Santa Cruz y luego los continuó en el Colegio y Liceo Sagrada Familia; bachillerato en el IPOLL.
    UNA DECISIÓN
    POR VOCACIÓN
    El camino del magisterio fue emprendido por un fuerte sentimiento vocativo “Siempre me gustó leer y estudiar… nuestro padre nos incentivaba a ese tipo de actividades.
    Su progenitor, Mario Hugo Mogliazza (fallecido) se desempeñó varios años como chofer de ómnibus de Agencia Central hasta que accedió a su jubilación.
    Era el encargado de suministrarles libros y diarios a sus hijos para que se instruyeran. “Mi padre cursó hasta tercer año de escuela, pero siempre se preocupó por informarse… fue un autodidacta …  fue un gran lector y sabía manejar todos los temas” – relató el entrevistado.
    Blanca Mello, su madre se dedicó a las tareas del hogar, al cuidado de los hijos y a trabajos manuales.

    Proyecto de resiliencia infantil “Dame Tu Mano”

    Ante ciertas situaciones del alumnado de la Escuela No. 92 Martín Elizaincin, de Barrio Quiroga, un grupo de maestros y docentes comunitarios el año pasado elaboraron un proyecto que en una primera instancia se desarrolló a nivel áulico (aplicado a sexto grado).
    La iniciativa desde un primer momento apuntó al incremento de valores que estaban, a consideración de los docentes, muy deprimidos.
    La respuesta fue muy buena; así fue que en la mecánica del proyecto se fue incluyendo a todo el centro de enseñanza.
    A nivel institucional se volcó la experiencia en todos los niveles de la escuela, pues se advirtió que la problemática de actitudes, falta de comunicación y trastornos en el comportamiento es una realidad que atañe a todos los escolares, independientemente del año que cursan.
    La segunda etapa del objetivo fue el logro de que esa resiliencia llegara más allá de la escuela; no solamente mejorar la resiliencia infantil, sino el vínculo con las familias.
    Este año se cumple la segunda instancia que lentamente está dando sus positivos frutos.

    “Creo en el trabajo en equipo”

    Mogliazza cree fervientemente en la fuerza del trabajo en equipo. “Permanentemente me hago eco de la frase que dice que crecer juntos es tarea de todos”.
    Del trabajo colectivo surgen las ideas más productivas, a través de los diversos abordajes y puntos de vista.
    Lo más complejo del magisterio es enfrentarse a las situaciones que hacen sentir impotencia, como son las situaciones de maltrato infantil  de pobreza y  abandono… a veces un docente no sabe de qué manera resolver esos conflictos.
    Los niños son como nuestros hijos; cuando los vemos mal tratamos de buscar soluciones y a veces no las encontramos.
    Pienso que la escuela no genera violencia, sino que la padece”.
    Señala que el cuerpo docente de la escuela No. 92 es un equipo comprometido con la escuela, motivo por el cual los resultados se van logrando de a poco.
    No obstante subraya que la tarea de la familia es insustituible.
    – ¿Qué características fundamentales debe reunir un docente?
    – “Debe imperar la preocupación por la gente, es decir, el niño y su familia.
    Tratar de buscar soluciones a las problemáticas y de no poder, buscar ayuda.
    Los niños me han enseñado que cuando me equivoco, debo pedirles disculpas.
    Es una manera de enseñar con el ejemplo”.
    -¿Cuáles son las grandes necesidades de los niños?
    – “La educación en valores es una de ellas, es preciso fortalecer la ética y los derechos que a su vez implican obligaciones.
    Es necesario seguir trabajando en este sentido”.

    Como surgió su predilección por la docencia

    – ¿Cuándo se percató que quería seguir el camino de la enseñanza?
    – “Siempre estuve vinculado por medio de las actividades del Colegio Sagrada Familia, en la Catedral y en la capilla del barrio, la Medalla Milagrosa, interactuando con los adolescentes en la catequesis … fui descubriendo que principalmente me gustaban los niños y allí me encontré con mi verdadera vocación.
    Recuerdo que a los diecisiete años me tocó dirigir a nivel de la parroquia un encuentro de adolescentes que se realizó en la zona del Parque Solari”.
    – ¿Incidió en ello su formación religiosa?
    – “Ciertamente, en algún aspecto, si bien concibo a un Dios universal. La religión es cuestión de hombres….  Dios abarca todo el ser humano”.
    LA PRIMERA ESCUELA
    Y EXPERIENCIAS
    DEL ÁMBITO RURAL
    El primer trabajo docente fue en la escuela de Cerros de Vera, donde posteriormente concursó, logrando la efectividad como director de la misma.
    “Desde 1992 ejerzo la tarea de director, en este momento en la Escuela No. 92 como subdirector” – indicó.
    Luego cumplió su función como maestro en la escuela No. 63 de Zanja Honda. Su mayor actividad fue en una escuela que marcó significativamente su profesión, la No. 48 de Chacra de Constitución, donde permaneció durante casi diez años. “Me tocó vivir los festejos de los cien años del centro escolar  tuve el placer de recibir un reconocimiento por parte de la comunidad en el Teatro Larrañaga, evento organizado por la Asociación de Amigos de la Escuela Pública, en el marco del Día del Maestro”
    “En la Escuela No. 88 trabajamos fuertemente con la comunidad, en un proyecto denominado “Sembrando valores y cosechando mejores personas”, iniciativa que continúa hasta ahora, luego de ser reformulada” – detalló.
    A su vez fue director de la Escuela No. 12 y actualmente desempeña la función de subdirector en la Escuela No. 92  de barrio Horacio Quiroga.
    Allí se gestó el Proyecto de Resiliencia Infantil que pretende transformar las adversidades y dificultades en emprendimientos positivos, tanto para los niños como su entorno familiar.
    – ¿Qué experiencias valiosas se rescatan del entorno rural?
    – “Lo mejor que le puede pasar a un maestro es iniciarse en una escuela rural, es donde realmente nos formamos como tales.
    Allí las escuelas son el polo de las actividades comunitarias. Si uno se abre a la gente y es responsable, ésta se involucra en los proyectos escolares.
    Esta experiencia me fortaleció para poder trabajar en una escuela como la 92, a la que concurren cerca de setecientos niños y treinta y un docentes.
    Por fortuna podemos advertir un barrio en pleno crecimiento y estamos cosechando los primeros logros del proyecto”.

    ¡Ayúdanos! ¿Qué te pareció este artículo?
    +1
    0
    +1
    0
    +1
    0
    +1
    0
    +1
    0
    Enlace para compartir: https://elpueblodigital.uy/4ah7