¿Accidentes o siniestros?

    0
    0
    Enlace para compartir: https://elpueblodigital.uy/x3xp

    El trágico accidente registrado en ruta 5, en el que fallecieron todos los integrantes de una familia compuesta por seis personas, y entre ellos dos niños, ha impactado a la opinión pública.
    Se trata de la misma ruta en la que el año anterior tuvo un accidente también de trágicas consecuencias una familia de nueve integrantes.
    Las causas del accidente aún se están  investigando.
    Pero no debe desconocerse el hecho de que las muertes por motivos del tránsito en lo que va del año llegan a 122.
    Pero no es este hecho concreto el que motiva estas líneas, sino las causas más frecuentes que están presentes en estos casos.
    Policía Caminera ha hecho saber que sólo dos de cada diez personas usan el cinturón en los asientos traseros, como exige la Ley Nacional de Tránsito en estos momentos.
    Es por eso que seguimos insistiendo en que en muchos casos se denomina con acierto, que no se trata de “accidentes” (aunque resulta imposible saberlo a ciencia cierta desde el primer momento), sino de “siniestros”.
    El término accidente, según UNASEV (Unidad Nacional de Seguridad Vial), debe reservarse para los casos de hechos absolutamente fortuitos e imposibles de prever, como un obstáculo en la carretera, un árbol caído o similar.
    En cambio se utiliza el término “siniestro” cuando existen imprudencias, irresponsabilidad o elementos similares que pudieron y debieron preverse, como el reventón de un neumático que ya estaba en mal estado o de un desperfecto mecánico en un vehículo que no tiene una revisión técnica frecuente.
    Más aún cuando existen elementos determinantes como los son el exceso de velocidad, la ingesta de bebidas alcohólicas más allá de lo permitido, la impericia en la conducción y similares.
    Es el caso también de los motonetistas que muchas veces se niegan a usar casco de seguridad o usan elementos que no le resguardan en lo más mínimo.
    No se trata de echar culpas a nadie específicamente, pero es importante tener en cuenta estos aspectos, sincerarnos a la hora de explicar por qué ocurren los “siniestros”.
    Mientras no lo hagamos, mientras se siga extendiendo una nebulosa en materia de elementos como los que mencionamos, si un motonetista iba o no de casco, si había exceso de alcohol en la sangre o nó, a qué velocidad transitaba y sobre todo, mientras sigamos mirando para otro lado cuando se trata de dar testimonio, lamentablemente lo más probable es que tengamos que seguir  lamentando consecuencias como las que hoy nos golpean crudamente.

    ¡Ayúdanos! ¿Qué te pareció este artículo?
    +1
    0
    +1
    0
    +1
    0
    +1
    0
    +1
    0
    Enlace para compartir: https://elpueblodigital.uy/x3xp